miércoles, octubre 31, 2012

Otro al que tengo engañado


Conocí a Lucas en su puesto de responsable de plataforma dentro del servicio de informática del Cabildo de Gran Canaria y esta de más decir, que lo considero un amigo, ya que siempre tuvimos feeling, que eso no siempre se transforma en negocios conjuntos, ya que más bien tuvimos pocos y por poco importes. Es indudable que es uno de esas personas que tuve la suerte de tener a mi alrededor y que me sobrevaloraron mucho.
Jorge Boedo, toda una vida ligada a las TIC’s
Cualquiera que haya trabajado en puestos de responsabilidad en el área TIC en la Administración Pública (y también en grandes empresas privadas) de Gran Canaria conoce a Jorge Boedo, un histórico del mundo comercial de tecnología en Gran Canaria.  Los que hemos tenido la suerte de conocerlo y trabajar con él podemos afirmar que detrás de esa fachada siempre impecable, detrás de ese acento uruguayo/argentino y detrás de esas palabras siempre amables y con una vocación comercial innata, se encuentra un tipo sencillo, conversador, dialogante, que ha tenido que luchar mucho en esta vida, y que, sin pretenderlo, se ha convertido en toda una referencia comercial en un mundo tan cambiante como el de la tecnología.
Jorge Ricardo Boedo Sosnierz, más conocido como Jorge Boedo, fue durante casi veinte años comercial de grandes cuentas de Informática El Corte Inglés (IECISA) en Gran Canaria, y en los últimos siete años ha sido el Director Comercial de CITEC S.L., una empresa del grupo Global (Salcai-Utinsa) nacida como una spin-off de su departamento de informática.  Jorge ha visto y ha vivido mucho en este mundo de la tecnología, y en estos días, a punto de jubilarse y “pasar a mejor vida“, reconoce que ha tenido mucha suerte y que para nada puede quejarse de lo que le ha tocado vivir.  Siempre muy humilde y poco dado a la autocomplacencia, me sigue diciendo que la gente siempre le ha visto mucho mejor de lo que es, y que no se explica que haya llegado donde ha llegado, dice que ha sido cuestión de suerte.  Yo no creo que haya sido suerte, supongo que ha sabido montarse en el tren que mejor le venía en cada momento, aunque es verdad que el tren siempre pasaba a su lado, pero él ha tenido que dar el salto, montarse y buscarse la vida como mejor sabía, y eso ya no es suerte, es el buen hacer.
Jorge vino a España huyendo de los conflictos que, allá por el comienzo de los años 70 se estaban produciendo en Uruguay.  Con unos estudios técnicos similares a una Formación Profesional, se dedicaba a arreglar todo tipo de aparatos electrónicos, porque era lo que le gustaba. Desde los 18 años ya ocupaba puestos de comercial en distintas empresas de Uruguay. Con tan solo 22 años y 3.000 pesetas en el bolsillo, un buen vecino y amigo gallego (propietario de una carnicería cerca de su casa en Uruguay) le pagó un billete de ida en barco hasta Vigo.  Fue un viaje largo y duro, sabía que era un viaje sin retorno, y tampoco tenía muy claro que iba a encontrar aquí. Tenía referencias de un compatriota que regentaba una cafetería en la Estación de Autobuses (Guaguas) de Santiago de Compostela, aunque no estaba seguro de que todavía tuviera el negocio.  Por fortuna, cuando llegó a Galicia, se buscó la vida para ir a la cafetería de la estación de guaguas de Santiago y se produjo un encuentro afectuoso.  La idea de Jorge era empezar a trabajar de camarero o de “lo que fuera“.  Pero en ese momento el propietario de la cafetería no tenía trabajo para él, pero podía ayudarle a desplazarse hasta Oviedo, donde el hermano del carnicero de Uruguay tenía un bar.  Y así lo hizo, al día siguiente de llegar a España estaba en Oviedo, en el bar del hermano del carnicero y ese mismo día conoció a un comercial que visitaba regularmente el bar y que vendía máquinas registradoras de la marca SWEDA, toda una referencia tecnológica de la época. Y Jorge empezó a desplegar “su encanto“, una breve conversación con el comercial haciendo valer sus conocimientos técnicos y comerciales de este tipo de “cacharros”, hicieron que, después de un par de horas, el comercial regresara al bar para, una vez hablado con su jefe, ofrecerle a Jorge su primer empleo (¡a los dos días de llegar a España!). SWEDA necesitaba un comercial/técnico para cubrir ciertas zonas de Asturias, pero se trataba de zonas alejadas del centro, lo que le obligaba a desplazarse en coche.  Jorge no tenía carnet de conducir, pero ello tampoco le supuso un gran problema.  Al día siguiente (era jueves) se presentó en una academia para aprender a conducir y le contó su historia al dueño.  Aquí entra en juego otra persona que confió en Jorge y lo ayudó mucho.  Dada la urgencia, el dueño se comprometió a enseñar a conducir a Jorge durante todo el fin de semana, pero él tenía que poner de su parte esudiándose el libro para la parte teórica. Al siguiente miércoles, en menos de una semana, Jorge se presentó al exámen teórico y práctico. El teórico lo pasó sin problemas (por encima de otros seis aspirantes que ya se habían presentado más de una vez) y el práctico tuvo la suerte de que el examinador tenía un buen día y ni siquiera tuvo que hacer el recorrido completo, y de hecho ni tuvo que aparcar.  Era uno de esos días en los que todo le vino rodado.  Y así obtuvo el carnet, bueno, realmente aprobó, el carnet físico no lo obtendría hasta pasados unos meses (ya saben, los trámites burocráticos).  Pero Jorge necesita poder conducir cuanto antes.  Así que se plantó en la Delegación de Tráfico de Oviedo para hablar con el máximo responsable.  Recordemos que era el final de la época franquista.  Los burócratas eran muy respetados, sus despachos eran impresionantes y todo estaba rodeado de un ambiente muy formal.  Jorge estaba nervioso, pero su determinación era más fuerte que todo lo demás. Nuevamente, y para su sorpresa, el Delegado de Tráfico, un hombre serio y de gran influencia, le recibió con los brazos abiertos, le gustó su historia y le facilitó los trámites para poder conducir “legalmente” sin tener el carnet de conducir, y además, le tramitó todo lo necesario en la Seguridad Social para poder tener a punto el contrato de trabajo. El Delegado tiró de teléfono y llamó a uno de sus contactos en la Seguridad Social de Oviedo (en un edificio que estaba frente a Tráfico). En una hora, Jorge solo tuvo que salir de un edificio, recorrer unos pocos cientos de metros y en la puerta del edificio de la Seguridad Social le esperaba un funcionario con todos los papeles en regla para poder darse de alta en la Seguridad Social y poder firmar el contrato de trabajo con SWEDA.
¿Suerte? Igual hubo algo de ello, pero seguro que también influye ese “halo” que desprende Jorge allá por donde pasa.  En poco más de una semana de haber llegado a España prácticamente con lo puesto, ya tenía un contrato de trabajo, carnet de conducir, coche que le ponía la empresa y una cartera de clientes a los que tratar de venderle una “caja registradora“.  Y vaya que si vendió.  Trabajó más de dos años para esta empresa con unas ventas muy por encima de lo que todos esperaban, y encima, al cumplirse los dos años, por contrato el coche pasaba a ser suyo.
Después vino Olivetti.  Fue otro tren que no dejó pasar. Tras una formación intensiva de quince días en Barcelona con todo pagado, mientras sus compañeros se dedicaban a malgastar el tiempo que no estaban de formación, Jorge se concentraba en sus estudios para ser el mejor. Y lo consiguió. Fue el mejor de su promoción y volvió a Asturias a “vender lo que hiciera falta“.  Ahora ya se pasó al mundo de las fotocopiadoras, y nuevamente hizo carrera. En Olivetti coincidió con el abuelo de Letizia Ortiz, la Princesa de Asturias. Él era un comercial veterano y Jorge solo acababa de empezar en la empresa, pero se forjó cierta amistad que le llevó a intimar con él y a conocer a su familia.  Jorge me comenta entre bromas que tiene el orgullo de haber besado a la princesa Letizia, eso sí, se trataba de un beso inocente a la que entonces era una niña asturiana de buena familia (quién le diría a él que ahora es la futura Reina de España).
En Olivetti ganó muchos viajes de incentivos por sus ventas, pudo recorrer mundo gracias a los frutos de su trabajo incansable.  Y entones se cruzó en su camino otro grande de la tecnología, NCR. Vio un anuncio en el periódico en el que se buscaba “al mejor vendedor de informática de España“, tal cual. Nuevamente se subió a ese tren. Hizo la entrevista en Madrid, con todos los gastos pagados.  Los otros aspirantes, todos muy bien arreglados y con buen porte, con muchos estudios, le hicieron pensar a Jorge que no tenía ninguna posibilidad. Creía que no tenía nada que hacer con semejante puñado de talento.  Pero fíjate por donde, Jorge llegó a la final con otro aspirante. Y la balanza volvió a caer de su lado. Es evidente que “algo” tiene que lo hace especial.
Pero su puesto en NCR vendría con una “sorpresa”.  Lo necesitaban en Canarias, para expandir el negocio.  Lejos de ser un problema, y dado que NCR corría con todos los gastos, Jorge y su familia (ya le había dado tiempo de casarse y tener hijos) se trasladaron a vivir a Las Palmas de Gran Canaria. Aquí comienza su relación con Gran Canaria.
Su puesto en NCR no duró demasiado. Volvió a Olivetti, tambien en Gran Canaria, pero tampoco duró mucho y se volvió a ir al poco tiempo de forma pactada. Y entonces es cuando, en el año 1984 un headhunter de IECISA se cruzó por su camino, y tampoco lo dejaron escapar.  En IECISA fue donde se labró un nombre con letras de oro en el mundo comercial en Gran Canaria. Batió todos los records de ventas a nivel nacional. Fue el tercero en volumen de facturación en toda España dentro de la compañía. Sus ventas en Canarias suponían el 85% de todas la ventas de IECISA. Y a pesar de no ser el primero en facturación, sólo su volumen de beneficios (no es lo mismo venta que beneficios) era mayor que la suma de los beneficios obtenidos por los otros cuatro de mayor facturación juntos (el 1º, 2º, 4º y 5º).  De hecho, Jorge daba más beneficios a IECISA que todos los comerciales de Cataluña juntos. ¿Son o no son datos espectaculares?
Después de casi 20 años de profesión, y a pesar de sus números, llegó un día en el que Jorge resultó “molesto” para una empresa que, siendo una de las mayores consultoras de IT a nivel nacional e internacional y con gran reputación, tiene una estructura y unas formas de trabajo que recuerdan más a otros tiempos, estando muy lejos de ser una empresa “abierta” y con “aire fresco“.   Así que, en el año 2004, Jorge decidió bajarse de ese tren que ya no era el AVE de la tecnología, sino que se había convertido para él en “el tren del infierno“.  Con un acuerdo entre ambas partes, no exento de polémica, Jorge pudo llegar a una nueva estación.  Allí lo estaría esperando Pedro Suárez, Consejero Delegado de DESIC S.L. (Desarrollos y Sistemas Informáticos Canarios S.L.) para ofrecerle un puesto a su medida, primero como Adjunto a la Dirección de DESIC y dos años más tarde como Director Comercial de CITEC S.L.
Pero ya no era lo mismo, desde 2004 hasta ahora mucho ha cambiado el tema comercial de la tecnología. No es lo mismo partir de una empresa grande que llegar a una no tan grande y donde las cosas se hacen de otra forma. Vender en estos últimos años se estaba convirtiendo en una lotería, y aquí sí que había que tener suerte.
A pocos días de su merecido retiro, Jorge espera poder dejar de lado este mundillo que lo ha mantenido activo durante más de 40 años. Su visión de la tecnología ha cambiado mucho en ese tiempo, empezar por máquinas registradoras y acabar vendiendo blades o software de virtualización es como haber vivido desde el pleistoceno hasta la revolución industrial en un par de decenas de años.  El mundo de la informática se mueve muy rápido y Jorge ya no tiene tantas ganas de seguir su ritmo.  Ahora mismo él prefiere disfrutar de su familia, de su afición por la ciencia ficción, de su “caro” hobby por las cámaras de fotos Leica (tiene más de cuarenta en su casa) en el que no deja pasar ninguna oportunidad en ebay para hacerse con otro modelo para su colección.  Es un fiel seguidor de mi blog y a él le debía esta entrada, aunque si fuese por detalles, tendría para escribir al menos diez entradas más.  Igual Jorge hace que me ahorre el trabajo de escribirlas y termina el libro que un día empezó pero que no se decide a publicar: “La trastienda del éxito“.  Si se vende tan bien como lo ha sabido hacer él ya tiene un futuro asegurado, y el de varias generaciones.

jueves, octubre 25, 2012

La llamada esperada


Me siento rara, no en vano hacia años que esperaba esta llamada y ahora me siento vacía, sin contenido. No he asimilado el golpe mortal asestado en lo más profundo de mi ser.
Fuiste (y eres) mi sueño más inalcanzable, mi motivo de cada día para ser mejor. Tengo la edad de conformarme con lo que elegí en su momento y es lo que tengo, he renunciado a cambiar mi vida, lo más importante para mi en estos momento, es la paz que me da lo cotidiano, el ir de compras, ir al gimnasio, pasear junto a él por esos lugares que soñaba que recorrería junto a ti y que no pudo ser. Me declaro cansada de seguir un imposible, ese que juraba y perjuraba que no lo era, sentí y predecía mentalmente dentro de mi la crueldad de cambios en mi vida que en el fondo no quería,  pero  he bajado de repente y de una manera brutal a la tierra, desde esos sueños inalcanzables más hermosos, dándome de bruces con la realidad más dura.
A pesar de eso no puedo alejar mis pensamientos de aquellas hermosas sensaciones que tuve cuando me pasaste por primera vez el brazo por encima del hombro, en un claro gesto de posesión que me hacia sentirme tuya , mientras paseábamos por la calle detrás de la iglesia, a la salida del instituto, en esos momento ya tocaba el cielo con las manos, era millonaria en sensaciones hermosas, no tenia prisas, caminábamos despacio, solo encontraría la soledad más adelante y no la deseaba, era muy feliz con tu presencia a mi lado, aún ni siquiera me habías besado, aunque deseaba ese momento con intensidad, conocedora de que vendría, ya estaba preparada para aceptarte cuando sucediera,  mi sangre revoleteaba incansablemente en mi cuerpo casi infantil.
Corrimos para alejarnos de la tenue y persistente lluvia,  llegamos a guardecernos al costado de una columna de ese edificio que aparecía inmenso, al borde del parque de atracciones. Sabia que sucedería mientras trataba inútilmente de secar mi cara muy nerviosa con el pañuelo y estaba preparada, lo deseaba, te mire y me devolviste la mirada más dulce mientras acercabas tus labios a los míos con una lentitud exasperante y me vi obligada a culminar el contacto con un gesto rápido y preciso del que no deseaba retroceder, me gustaba tanto que quise quedarme allí para siempre y no romper ese maravilloso hechizo, son sensaciones que ya nunca pude repetir con otro y que guardare para siempre como parte de tu legado.
Hoy que la melancolía me rodea de una manera brutal, me es imposible alejar mis pensamientos de aquellas emociones de pasear cogidos de la mano por la ribera del río, cuando me ibas a buscar a la casa de la profesora que me ayudaba en las tareas extraescolares. Se hacia de noche y nos parecía temprano para regresar en el bus, quisimos alargar esos momentos y nos sentamos debajo de un árbol frondoso, inmersos de los aromas de la rosaleda cercana y sucedió, sentía tus dedos recorriendo mi espalda sin prisa, disfrutando de ese largo y cálido discurrir por mi piel, eran sensaciones que sabíamos de “mayores”, pero que hipnóticamente no podíamos renunciar, ni queríamos hacerlo, debía prevalecer mi cordura y no dejarte seguir…pero no era capaz, mi cuerpo se sentía halagado, deseaba que continuaras en lo más profundo de mi ser.

lunes, octubre 01, 2012

El Centenario del Luarca C.F., me dedica un entrañable recuerdo


El libro recoge toda la historia del equipo, desde sus inicios (1.912), bajo la denominación de Luarca Sport Club (hasta la temporada 1.947-48) y del Luarca C.F., desde la campaña 1.948-49 hasta la presente 2.011-12. Un repaso exhaustivo por un siglo de vida del fútbol luarqués.

Esta obra que está estructurada en quince capítulos, con cuatrocientas páginas y cerca de setecientas fotografías,- en blanco y negro y color-, cuenta con la colaboración de tres ilustres luarqueses. El prólogo del libro lo ha realizado el doctor de la selección española de fútbol, Oscar Luis Celada; el epílogo  es obra de Román Suárez Blanco y a través de sus páginas uno puede realizar un extraordinario repaso de la relación entre Luarca y el balompié, con las magníficas ilustraciones de Marcelo Suárez García.

Cipriano Fernández, “Cipri”, ya publicó hace un lustro “El Olimpo Luarqués”, historia deportiva de Luarca y su concejo. Ahora con esta obra, pretende rendir un homenaje a todos cuántos participaron en un siglo de fútbol en Luarca: jugadores, entrenadores, presidentes, directivos y aficionados. Tras este trabajo de cuatro largos años, se esconden miles de horas en hemerotecas, archivos o bibliotecas públicas y privadas. Un pormenorizado repaso con estadísticas, resultados y anécdotas de nuestro querido Luarca C.F., el histórico modesto, se ha convertido en centenario.