jueves, agosto 29, 2013

El amor, siempre el amor

Un viudo revoluciona las redes sociales con un canción dedicada a difunta mujer
El documental que cuenta su historia tiene casi 2 millones de visitas en Youtube
Fred Stobaugh enamora a las redes sociales con una canción dedicada a su difunda mujer
Fred Stobaugh conoció a su mujer en 1938 y a los dos años se casaron. Pasaron 75 años juntos hasta que Lorraine murió y él decidió escribir una canción en su honor. Ahora su historia se plasma en un documental que ha llegado a más de un millón y medio de visitas en las redes sociales y ha emocionado a los internautas.
«Tras su muerte, yo estaba sentado solo una noche en el salón y me llegaron las palabras, seguía tarareándola y cantándola. Sentía que era perfecta para ella» comenta Stobaugh en el video. El viudo leyó un anunció en busca de letras para canciones y decidió mandar la suya sin ningún tipo de esperanza. La carta y las frases llenas de amor del estadounidense sorprendieron a la discográfica que no tardó en ponerse en contacto con él. «Decidimos ponerle música y grabarla profesionalmente» confiesa Jacob Colagan, productor de Green Shoe Studios.
«Esta fue la primera vez en 10 años de carrera que me sentí nerviosode entregarle a alguien su canción por lo mucho que significaba para él» aseguró Colagan, quien ha dedicado mucho tiempo a este tema. Parece que el resultado no le pudo gustar más a Fred, que tras quitarse los cascos y con la cara llena de lágrimas dijo: «Preciosa, simplemente preciosa».

lunes, agosto 26, 2013

Una madre, es una madre

Scarlett, Heróica gata que salvó sus crias en un incendio
El 30 de marzo 1996 un garaje abandonado de Brooklyn estaba en llamas. Los bomberos llegaron al lugar, y durante el incendio el bombero David Giannelli observó como un gato callejero, entraba repetidamente en el garaje que seguía ardiendo, sacando uno a uno sus gatitos recién nacidos. El gato resultó con las patas y cara quemadas, los oídos dañados, y sus ojos abrasados por el fuego, pero sólo después de sacar la quinta y última de sus crías perdió el conocimiento. 
David Gianelli llevó al gato con sus gatitos a un hospital veterinario en la Liga para el Bienestar Animal, donde a la heróica madre le tuvieron que aplicar cuidados intensivos. Tres meses fueron necesarios para la recuperación casi completa de Scarlett No obstante sufrió terribles secuelas el resto de su vida. La historia de esta heróica gata pronto se extendió por todo el mundo. En la Liga para el Bienestar Animal se recibieron más de 7000 solicitudes para adoptar a Scarlett y sus gatitos. 
Los gatitos fueron adoptados por dos familias de Long Island, y Scarlett por Wellen Keren. Scarlett vivió feliz en el hogar de Keren más de 10 años. Al final de su vida, sufría de una precaria salud, insuficiencia renal, soplo cardíaco, un linfoma y otras enfermedades. Finalmente, después de diagnosticar los veterinarios que la atendieron toda la vida la imposibilidad de cura y el inevitable sufrimiento, Keren se vio obligada a tomar una decisión muy difícil y amarga, Scarlett fue dormida para siempre en Manos de Keren el 11 de octubre de 2008 
Scarlett dió nombre a un premio muy especial, el "Scarlett Premio al Heroísmo Animal" que desde 1996 se otorga a los animales que se sacrificaron durante el rescate de otros animales o seres humanos.

Matrimonio Strauss. Decidieron morir juntos en la cama de su camarote en el Titanic.

Enlace permanente de imagen incrustada

"Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener" (Jules Renard)

lunes, agosto 19, 2013

Disfrutemos del tiempo de la vida

El día en que dejé de decir "date prisa"Cuando estás viviendo una vida distraída, cada minuto cuenta. Sientes que deberías tachar algo de la lista de cosas pendientes, mirar una pantalla, o salir corriendo hacia el siguiente destino. Y no importa en cuántas partes dividas tu tiempo y atención, no importa cuántas tareas trates de hacer a la vez, nunca hay suficiente tiempo para ponerse al día.
Esa fue mi vida durante dos años frenéticos. Mis pensamientos y acciones estaban controladas por notificaciones electrónicas, melodías para el móvil y agendas repletas. Y aunque cada fibra de mi sargento interior quería llegar a tiempo a todas las actividades de mi horario excesivo, yo no.
Verás, hace seis años, fui bendecida con una niña relajada, sin preocupaciones, del tipo que se para a oler las rosas.
Cuando tenía que estar ya fuera de casa, ella estaba ahí, toda dulzura, tomándose su tiempo para elegir un bolso y una corona con purpurina.
Cuando tenía que estar en algún sitio desde hacía cinco minutos, ella insistía en intentar sentar y ponerle el cinturón de seguridad a su peluche.
Cuando necesitaba pasar rápidamente a comprar un bocadillo en Subway, se paraba a hablar con la señora mayor que se parecía a su abuela.
Cuando tenía 30 minutos para ir a correr, quería que parase la sillita para acariciar a cada perro con el que nos cruzábamos.
Cuando tenía la agenda completa desde las seis de la mañana, me pedía que le dejase cascar y batir los huevos con toda su suavidad.
Mi niña despreocupada fue un regalo para mi personalidad de tipo A, orientada al trabajo, pero yo no lo vi. Oh no, cuando tienes una vida distraída, tienes visión de túnel - solo ves el siguiente punto en tu agenda. Y todo lo que no se pueda tachar de la lista es una pérdida de tiempo.
Cada vez que mi hija me desviaba de mi horario, me decía a mí misma: "No tenemos tiempo para esto". Así que las dos palabras que más usaba con mi pequeña amante de la vida eran: "Date prisa".
Empezaba mis frases con esas dos palabras.
Date prisa, vamos a llegar tarde.
Y las terminaba igual.
Nos lo vamos a perder todo si no te das prisa.
Comenzaba el día así.
Date prisa y cómete el desayuno.
Date prisa y vístete.
Terminaba el día de la misma forma.
Date prisa y lávate los dientes.
Date prisa y métete en la cama.
Y aunque las palabras "date prisa" conseguían poco o nada para aumentar la velocidad de mi hija, las pronunciaba igualmente. Tal vez incluso más que las palabras "te quiero".
La verdad duele, pero la verdad cura... y me acerca a la madre que quiero ser.
Entonces, un día trascendental, las cosas cambiaron. Habíamos recogido a mi hija mayor del cole y estábamos saliendo del coche. Como no iba lo suficientemente deprisa para su gusto, mi hija mayor le dijo a su hermana: "Eres muy lenta". Y cuando se cruzó de brazos y dejó escapar un suspiro exasperado, me vi a mí misma - la visión fue desgarradora.
Yo era una matona que empujaba y presionaba y acosaba a una niña pequeña que sólo quería disfrutar de la vida.
Se me abrieron los ojos, vi con claridad el daño que mi existencia apresurada infligía a mis dos hijas.
Aunque me temblaba la voz, miré a los ojos de mi hija pequeña y le dije: "Siento mucho haberte metido prisa. Me encanta que te tomes tu tiempo, y me gustaría ser más como tú".
Mis dos hijas me miraban igualmente sorprendidas por mi dolorosa admisión, pero la cara de mi hija menor tenía un brillo inconfundible de validación y aceptación.
"Prometo ser más paciente a partir de ahora", dije mientras abrazaba a mi niña de pelo rizado que sonreía con la promesa de su madre.
Fue bastante fácil desterrar las palabras "date prisa" de mi vocabulario. Lo que no fue tan fácil era conseguir la paciencia necesaria para esperar a mi lenta hija. Para ayudarnos a las dos, empecé a darle un poco más de tiempo para prepararse si teníamos que ir a alguna parte. Y a veces, incluso así, todavía llegábamos tarde. En esos momentos me tranquilizaba pensar que solo llegaría tarde a los sitios unos pocos años, mientras ella fuese pequeña.
Cuando mi hija y yo íbamos a pasear o a la tienda, le dejaba marcar el ritmo. Y cuando se paraba para admirar algo, intentaba quitarme la agenda de la cabeza para simplemente observar lo que hacía. Vi expresiones en su cara que no había visto nunca antes. Estudié los hoyuelos de sus manos y la forma en que sus ojos se arrugan cuando sonríe. Vi cómo otras personas respondían cuando se paraba para hablar con ellos. Observé cómo descubría bichos interesantes y flores bonitas. Era una observadora, y aprendí rápidamente que los observadores del mundo son regalos raros y hermosos. Ahí fue cuando por fin me di cuenta de que era un regalo para mi alma frenética.
Mi promesa de frenar es de hace casi tres años, y al mismo tiempo empezó mi viaje para dejar de lado la distracción diaria y atrapar lo que de verdad importa en la vida. Vivir en un ritmo más lento todavía requiere un esfuerzo coordinado. Mi hija pequeña es el vivo recuerdo de por qué tengo que seguir intentándolo. De hecho, el otro día, me lo volvió a recordar.
Habíamos salido a dar un paseo en bicicleta durante las vacaciones. Después de comprarle un helado, se sentó en una mesa de picnic para admirar con deleite la torre de hielo que tenía en la mano.
De repente, una mirada de preocupación cruzó su rostro. "¿Tengo que darme prisa, mamá?"
Podría haber llorado. Tal vez las cicatrices de una vida acelerada no desaparecen por completo, pensé con tristeza.
Mientras mi hija me miraba esperando saber si podía tomarse su tiempo, supe que tenía una opción. Podía sentarme allí y sufrir pensando en la cantidad de veces que le había metido prisa a mi hija en la vida... o podía celebrar el hecho de que hoy intento hacer algo distinto.
Elegí vivir el hoy.
"No tienes que darte prisa. Tómate tu tiempo", le dije tranquilamente. Su rostro se iluminó al instante y se le relajaron los hombros.
Y así que nos sentamos y estuvimos hablando de las cosas que las que hablan las niñas de seis años que tocan el ukelele. Incluso hubo momentos en que nos sentamos en silencio simplemente sonriendo la una a la otra y admirando las vistas y sonidos que nos rodeaban.
Pensé que mi hija se iba a comer toda la maldita cosa - pero cuando llegó al último pedazo, me pasó la cuchara con cristales de hielo y el líquido dulce. "He guardado el último bocado para ti, mamá", me dijo con orgullo.
Mientras el manjar helado saciaba mi sed, me dí cuenta de que había hecho el negocio de mi vida.
Le di a mi hija un poco de tiempo ... y, a cambio, ella me dio su último sorbo y me recordó que las cosas son más dulces y el amor llega con más facilidad cuando dejas de correr por la vida.
Ya se trate de ...
Tomarse un helado
Coger flores
Ponerse el cinturón de seguridad
Batir huevos
Buscar conchas en la playa
Ver mariquitas y otros bichos
Pasear por la calle
No diré: "No tenemos tiempo para esto". Porque básicamente estaría diciendo: "No tenemos tiempo para vivir".
Hacer una pausa para deleitarse con los placeres simples de la vida es la única manera de vivir de verdad.
(Confía en mí, he aprendido de la mejor experta del mundo en vida alegre.)

Rachel Macy Stafford

Como es más o menos lo mismo

Foto

martes, agosto 13, 2013

Conservar algo que me ayude a recordarte, sería admitir que te puedo olvidar. William Shakespeare

Celebra la boda sin tener novio, para bailar con su padre el vals, ya que le auguran que le restan 3 meses de vida

El hombre, diagnosticado con menos de tres meses de vida, sufre cáncer de páncreas y quería inmortalizar el momento del valsRachel Wolf, una joven de 25 años, ya sabe cómo lucirá el día de su boda aunque de momento no tiene pareja. Esta estadounidense ha decido cumplir así el deseo de su padre, que sufre cáncer de páncreas y los médicos le han diagnosticado tres meses de vida. Se ha enfundado un elegante vestido blanco y, acompañada de los más mínimos detalles, ha recreado su propia «boda ficticia».
El parque Auburn de California acogió este singular enlace, y en la celebración no faltó ningún detalle, desde la limusina hasta el vestido, con el peinado de peluquería y los invitados. La ayuda de su madre, hermanas, vecinos y conocidos fue esencial para poder preparar todo en 10 días. La idea surgió después de acudir junto a su progenitor, el doctor James Wolf, a una revisión médica en la que le comunicaron su estado terminal. Ella no podía dejar pasar la oportunidad de compartir su momento más esperando junto a su padre.El baile, filmado, se incorporará al vídeo del verdadero casamiento, si es que este tiene lugar. La noticia conmocionó a todo el pueblo y numerosos medios locales y regionales se han hecho eco de esta peculiar iniciativa. «USA Today», que ha publicado un reportaje, ha recogido el testimonio de James, que aseguró que «cada día tenemos una oportunidad; lo más importante son las relaciones que se construyen a través de los años, y lo demás es accesorio».


jueves, agosto 08, 2013

¿Qué seriamos sin la nostalgia que nos ayuda a revivir situaciones inolvidables?

La nostalgia ya no es lo que era
Sirve para contrarrestar la soledad, el aburrimiento o la ansiedad, según nuevos estudios que indican que es buena para el cerebro.

En sus 20 años de aventuras, Ulises se sirvió del recuerdo de su Penélope en la lejana Ítaca para salir airoso de los numerosos obstáculos y dificultades con los que se fue topando en sus fantásticos viajes. Muchos siglos después, los investigadores ven en la figura del héroe griego uno de los grandes nostálgicos de todas las épocas. Y se hacen la pregunta: ¿acaso es tan negativa la nostalgia? Durante mucho tiempo se consideró un trastorno y llegó a ser descrito como una enfermedad neurológica de causas demoníacas. Pero la nostalgia vive hoy un renacer gracias a más de una década de estudios que ven en este sentimiento agridulce no sólo una inagotable fuente de inspiración para el arte, sino también un remedio contra no pocas fuentes de malestar como la soledad, el aburrimiento o la ansiedad.
Las parejas son más felices cuando comparten memorias, según estudios que también indican que la nostalgia hace a la gente más generosa y tolerante. Aporta significado a la vida y hace que la muerte parezca menos aterradora. Cuando la gente habla melancólicamente sobre su pasado, habitualmente se convierte en más optimista de cara al futuro. La nostalgia también tiene su contraparte puramente física: en lugares fríos, la gente puede usar la nostalgia para sentirse, literalmente, más calentita

Si tienes que decidir entre dos amores, elige el que llego más tarde, ya que si le permitiste entrar en tu vida no estabas enamorada/o