miércoles, septiembre 16, 2009

La caja


Compartí muchos años el entorno laboral con Miguel, era un hombre del que aprendí mucho y creo sinceramente que soy un poco mejor, desde que tuve el placer de ser su compañero.
Cuando le llego la hora de la jubilación, lo acompañe a recoger sus cosas personales, y la emoción se podía cortar, debido a la densidad con la que estaba presente. Me escondía la mirada, yo la sabia llena de recuerdos, no quise hablar para no romper el hechizo, hasta que bajo la “caja” con toda la delicadeza del mundo, no era un hombre apegado a las cosas, por lo que siempre me sorprendió la misma en el estante más alto del mueble detrás de su mesa de trabajo, llegado a este punto y al ver como la envolvía en su viejo papel de regalo, no pude evitar preguntarle. “que tiene dentro”, a lo que con un ágil gesto, abrió el papel y la destapo para mostrarme su falta de contenido, pero las lagrimas rebosaron con generosidad sus ojos.
Cuando mi hija – comenzó a contarme, cuando parecía que se reponía- tenia 5 años, me la regalo, envuelta en el mismo papel de regalo que ves, reutilizado sabiamente por ella, así como la ves, al abrirla me broto el comentario de que a uno cuando le regalan algo, espera encontrarlo dentro de la caja. ¿Y no los ves? La llene de besos para ti, para que los tuvieras cuando no pueda dártelos.
La guarde como detalle hermoso de la niñez de mi hija, pero cuando el accidente que me privo de su presencia y la de su madre de un plumazo, por alguien que superaba la tasa de alcohol en sangre, las atropello y me las arrebato de mi vida para siempre.
Me canse de llorar y un día, sumergido en la depresión más atroz, la abrí y te aseguro que la vi. salir y darme un beso en la mejilla, iluminándome el día.
Desde ese momento, cuando estoy pasando un mal rato, la abro y vuelvo a ser feliz.

sábado, septiembre 05, 2009

El hermoso pueblo de Luarca, en el centro de la foto, la vivienda en la que vivimos tantos años, en mi epoca de empleado de Olivetti.
Hemos disfrutado de Asturias una vez más, su gente, sus paisajes, su grandeza. 8 años son demasiados (son los que no viajaba con este destino) y los cambios se notan, las nuevas autopistas que unen, el entorno cuidado impecablemente.
Mary acude a su cita 2 veces al año.
Encontré una ciudad de Oviedo sin un papel en sus calles, el Parque San Francisco, verdadero pulmón de la ciudad, más hermoso que nunca, accesos y calles peatonales, la mejora del transporte urbano. Fuimos a los Picos de Europa, el primer Parque Nacional de España, hoy Patrimonio de la Humanidad, donde aún habitan lobos y osos, con sus lagos de montaña, toda su inmensidad impecablemente cuidada, preparada para comodidad del visitante y para que el impacto sea el menor posible en la naturaleza. Es una provincia que no deja de sorprenderme, he visto mejorar tanto las infraestructuras en lo que llevo en España, que no puedo más que felicitarme por mi "elección" casual.
Asimismo hemos disfrutado de la compañia de familia Rego, que hacía tiempo no coinciamos en España.
Jorge Luis y su madre bajaron en canoa sus 12,2 kilómetros y más de 3 horas. A mi ahijado Iván al término de Empresariales con25 años, sus padres le regalaron un Porsche Cayman S.
Disfrutamos de verdadero ambiente de playa en Jandia, como hacia años no lo hacíamos. Alquilamos la villa 325 en el inmenso complejo hotelero Dunas, con sus pavos reales en la playa de Jandia (Fuerteventura) sus 32 kilómetros de arena blanquecina, sus aguas transparentes nos completaron el tiempo vacacional que había comenzado en tierras asturianas, continuado en Galicia y con Jandia como broche.








viernes, septiembre 04, 2009

Diploma obtenido por Mary por su hoyo en uno


Se nos rompió el amor

Sigue sin gustarme el personaje de Rocio Jurado, me gustaba como cantaba, ignoro si "Se nos pompió el amor" que conocí a través de su voz, es de ella o no, pero la dulzura de su letra es evidente.

Puedes ver el video si pinchas en el link: http://www.youtube.com/watch?v=CzS9WDE39i4&feature=related

Se nos rompió el amor de tanto usarlo.
De tanto loco abrazo sin medida.
De darnos por completo a cada paso, se nos quedó en las manos un buen día.
Se nos rompió el amor de tan grandioso.
Jamás pudo existir tanta belleza.
Las cosas tan hermosas duran poco, jamás duró una flor dos primaveras.
Me alimenté de ti por mucho tiempo,nos devoramos vivos como fieras.
Jamás pensamos nunca en el invierno, pero el invierno llega, aunque no quieras.
Y una mañana gris al abrazarnos, sentimos un crujido frío y seco, cerramos nuestros ojos y pensamos: Se nos rompió el amor de tanto usarlo.