martes, diciembre 29, 2015

Con este método leerás 1 libro en 1 día, todas las semanas del año

...Un libro al día durante todas las semanas del año. ¡Un libro al día! El sueño de muchos, sin duda. En la entrada de su blog en donde publica esto, Habib comparte su método, que traducimos a continuación:
1. Elige los libros que leerás cada semana varios días antes de que la semana empiece.
2. Elige más de siete libros, para que así tengas un margen.
3. En general, elige libros de menos de 200 páginas de extensión.
4. Incluye algunos libros fáciles de leer: obras de teatro, poesía, libros muy muy cortos. En casos desesperados también puedes elegir libros que alguna vez empezaste y que estuviste a punto de terminar.
5. Si quieres leer un libro extenso o si empezaste uno y parece que no lo terminarás antes de que finalice el día, recurre a uno de los libros breves. De esa manera podrás leer en parte el libro extenso pero terminar el corto. Al día siguiente puedes terminar el libro inconcluso.
6. Si tienes que desvelarte para terminar el libro, saca el café y consíguelo.
7. Avísale a tus seres queridos. Pregúntales si les gustaría salir a algún lado para leer contigo o, si quieres involucrarlos en serio (¡y si ellos quieren!), lee para ellos en voz alta, poesía o cuentos cortos.
8. Contempla que en las primeras semanas te tomará un poco ajustarte. Eso significa que quizá te equivoques un poco en tu agenda de trabajo, que quedes mal con algunas personas con quienes habías hecho planes, etc. Eso tendría que ajustarse conforme te acostumbres.
9. Puedes tener 1 día libre a la semana. Pero mejor evita tener 1 día a la semana. Pero si sucede una vez, está bien.
10. No te enredes con que si esta es o no una buena manera de leer libros. Toda la vida lo has hecho de la otra manera: con calma. Ahora estás haciendo algo nuevo.
11. Resiste al menos un mes. Después haz un balance contigo mismo.
¿Qué te parece? Al menos vale la pena intentarlo, ¿no? Más allá de la velocidad o el sentido de acumulación que podría achacársele, al menos en este caso se trata de libros que, dependiendo de tu elección, algo dejarán en ti. Algo imprevisible que sólo obtendrás leyendo.
http://bit.ly/1QKaZtZ

sábado, diciembre 26, 2015

Fuimos un cuento breve, que leí muchas veces y continuo leyendo todos los días

Lo más difícil no es el primer beso, sino el último-Gabriel García Marquéz

Accion poetica Cultura Inquieta6

Vuelven The Beatles por Navidad: trece álbumes ahora en 'streaming'

Este 24 de diciembre, a partir de las 00:01 horas, multitud de canciones de la emblemática banda se podrán escuchar a nivel mundial en nueve plataformas 'on line' como Spotify, Apple Music y Google Play

La música de The Beatles está más viva que nunca. Por ello, a partir de este 24 de diciembre a las 00:01 horas, trece álbumes de esta emblemática banda se podrán escuchar a nivel mundial en nueve plataformas de streaming como Spotify, Apple Music y Google Play.
La agrupación formada por John Lenon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Star han puesto a disposición del público vía on line varios álbumes remasterizados, así como cuatro recopilatorios.
La compañía Apple Corps, fundada por el grupo de rock, y la discográfica Universal Music optaron por facilitar un acceso general y abierto a la música de The Beatles, en lugar de cerrar un contrato con un solo servicio como ya hicieron con iTunes.
Si ncesidad de suscripción
Los discos estarán disponibles para todo el público de estas plataformas. De esta manera, los usuarios, por ejemplo de Spotify, que no estén suscritos on o tengan acceso a un servicio premium también odrán escuchar los temas más conocidos de la banda británica.
http://bit.ly/1Pqb1Wd

jueves, diciembre 24, 2015

En la amistad es preferible "calidad" que "cantidad" Bod Marley

Me arrebataste la posibilidad de volver a amar

Acostumbrarme a verte de lejos, a que tu voz ya no cante a mis oídos, ni tu piel sea ese suave roce que me hace sentir viva, soltar tu mano y ver como lo único que me queda de ti es el camino que trazaste mientras te ibas… ¿Y ahora? Suele decirse que se empieza a vivir sin una persona, lo cual creo que no es verdad porque, no es un principio sino un final. Empezar a vivir sin ti, es terminar de vivir conmigo porque una parte de mí está en tu esencia, te llevo tatuado en mi ADN, y te amo con cada lágrima que derramo cada noche cuando intento dormir buscando cubrir mi cintura con un pedazo de sábana que no tiene la calidez de sus brazos, en cada mañana cuando mi cama helada me recuerda lo que ni en sueños pude olvidar, ya te has marchado… Y es que ¿cómo
podría pensar que te puedo olvidar durmiendo si todos mis sueños te pertenecen?

iStock_000038957568_Small
Contigo se fue el olor que me enamoraba, los sabores que disfrutaba y las pequeñas cosas que entonces no notaba… puedo ver tu pedazo de armario vacío y ya no veo tu cepillo de dientes… y es que tengo la certeza de que me arrebataste la posibilidad de volver a amar, porque te llevaste parte de mi corazón y ya jamás amaré completamente… Siempre un trozo de mí estará donde sea que te encuentres y aunque mis ojos ya no puedan verte voy a ser el pensamiento que convertido en viento acaricie tu mejilla todos los días… No me resigno a decir adiós, no es justa la certeza de no volver a ver a alguien, no es justo el olvido ni el juego de llaves que dejaste sobre la repisa del comedor…
¿Por qué te fuiste? No sé vivir sin tu presencia, sin tus palabras… no tolero este silencio y esta distancia, porque sabes que correría todos los kilómetros que pusiste para separarnos, descalza y quemándome los pies si sé que al final del camino estarás esperándome… ¿Qué es capaz uno de hacer por quien ama? o más bien ¿que NO es capaz de hacer? Simplemente yo no soy capaz de olvidarte ni de respirar lejos de ti, el oxígeno llega a mis pulmones cargado de vacío… y es que levanto la cabeza y veo las estrellas… Pienso en tus promesas de bajarlas para mi cualquiera de estos días, porque cuando hablabas del futuro no contemplabas dejarme viéndolas sola… Te extraño con la intensidad que brillan cada una de ellas, y te amo hasta donde sea que se encuentren porque mi amor no conoce límites ni fronteras, puedo sentirte en mi pecho, inflándose de dolor cuando mi boca balbucea el deseo de gritar que vuelvas, pero es que no sé dónde estás, a donde te has ido y qué haces sin mí, ¿qué buscabas cuando decidiste dejarme atrás? Hubiese deseado sentir miedo a perderte alguna vez para que así esto no doliera tanto, pero es que cada vez que estaba en tus brazos me sentía un invencible… Necesito perderme una vez más en tus ojos y sentir el misterio de tu mirada, esa con la que alguna vez también me amaste.
http://bit.ly/1It0eJI

¿Qué harías si a tu pareja le quedara solo un mes de vida?

El drama de una pareja muy joven, 26 años ella y 29 él. Hasta que el último especialista aconsejó dejar la quimioterapia para ganar algo de calidad en el resto de vida. Era ya el momento de vivir y no de luchar.
Un matrimonio lastrado por el cáncer terminal de uno de ellos decide pedir consejo en redes sociales sobre las cosas que deberían hacer antes de morir.
Después del fallecimiento de su marido la mujer vuelve para agradecer y contar todo aquello que hicieron al final juntos.
“Organizamos la fiesta para todos los amigos. Estaba prohibido llorar. Fue muy emocionante, sin duda, casi insoportable a veces, pero nos permitió liberarnos de toda culpa y pesar. Todo el mundo tuvo la oportunidad de decir que lo amaba. Y él de decirnos toda las cosas que tenía guardadas.

Cuando todos se fueron, nos quedamos solos los dos. En ese momento me di cuenta que el próximo evento con toda esa gente sería su propio funeral…”
Así cuenta la usuaria de la red social #reddit whenlifegivesyoushit(literalmente, ‘cuando la vida te da mierda’) la última fiesta que pasó con su esposo, un enfermo terminal de cáncer que decidió vivir lo más intensamente posible su último mes de vida.
La (anónima) pareja —26 años ella y 29 él— pasó los últimos dos años vagabundeando de médico en médico un último aliento en forma de esperanza que no llegaba. Hasta que el último especialista aconsejó dejar la quimioterapia para ganar algo de calidad en el resto de vida. Era ya el momento de vivir y no de luchar. ¿Cuánto?... Tan solo 30 días, quizás menos.
“[...] buscamos una segunda, tercera, cuarta… millonésima opinión. Ahora lo aceptamos. Tenemos menos de un mes. Estoy aquí en busca de sugerencias para hacer que todo este tiempo cuente para él, para nosotros.
Él está muy débil, pero es capaz de hacer día a día todas sus actividades de forma independiente gracias a los medicamentos para algunos síntomas desagradables. Sin embargo, necesito sugerencias de actividades que no sean extenuantes y preferentemente de interior.
¿Cómo vivir (no sobrevivir) los últimos días?”
Irene (nombre ficticio) lanzó este mensaje en la sección de relaciones personales de reddit el día 16 de julio de este año. Inmediatamente toda una comunidad acudió a la llamada desesperada. No era la primera vez y buscar consejo para los últimos momentos es una costumbre muy americana. Gente con las ideas lo suficientemente claras, sin la losa de tener que decidir para ellos, con la frescura y el talento de quien empatiza ayudando y que sirvieron para que Irene hiciera una lista completa de actividades para su último e intenso mes con Mario.
La novedad era que el que acudía a la cita no era el protagonista sino su mujer. Una persona atormentada con la idea de perder al amor de su vida y que buscaba consejo y planes para hacer en pareja. Algo más íntimo que intentar descargar adrenalina en un paracaídas o buscar otras emociones físicas para emborrachar a un cuerpo enfermo.
“[...] Grabar juntos algunas felicitaciones de cumpleaños o hitos de la vida: feliz 30, feliz 40, feliz 50, feliz 60, etc...
Incluso podéis disfrazaros ambos como si tuvieseis 30, 40, 50 o 60 años. Arrugas en la cara y ropa de abuela de tiendas de caridad conforme vais envejeciendo. Podéis compartir esos hitos con el amor de la infancia, ambos haciéndoos viejos juntos” Propone el usuarioMcDie88.
“[...] Sé que esto puede sonar extraño pero a esos videos quizás podáis añadir unas escenas de sexo, si aún él es capaz de tener una actividad sexual normal. Podría mejor las cosas en la medida que mejora su estado de ánimo y el tuyo intentando algo tan loco como eso.”...puntualiza Aaoun.
“¿Qué tal si hacéis que todos los días sean fiesta con algunos de sus amigos? Vestir como si fuera Halloween, hacer la cena de Acción de Gracias, traer los regalos de Navidad, la cuenta atrás para año nuevo” ...propone Quesoycrackers.
“[..] nada extravagante. Son las pequeñas cosas las que importan. Las que recordamos. No recordamos los grandes viajes, recordamos las pequeñas cosas que nos pasan en esos viajes. Hacer cada día especial con los detalles. Caminar, una buena cena, un picnic, ser turista en tu propia ciudad...”
No todo fueron sugerencias desde el romanticismo o la originalidad. Algunos usuarios con experiencia en procesos similares recomendaron la practicidad de dejar los cabos atados y bien atados, incluso aquellos que no tenemos siempre en cuenta.
“Consiga todos sus nombres de usuario y contraseñas, los números de pin, códigos de tarjetas, todo. No tienes idea lo importante que son hasta que no puedes iniciar sesión en una cuenta con recuerdos y la única persona con la información necesaria está muerta.
Aprenda donde guarda toda las cosas. Los archivos, las notas, los discos duros, etc. Obtén información sobre cómo todo está clasificado y categorizado.
Pero, en serio, más allá de las cosas logísticas (que son muy, muy importantes) di ’Te quiero’. Dilo una y otra y otra vez. Hable de todas ‘esas’ cosas. Hable acerca de lo que le gustaría a él para tu futuro. Es posible que no le apetezca saberlo ahora, pero lo querrás saber y ahora es el único momento que tienes para preguntárselo”. Misty Ranch.
A mediados del mes de agosto Mario fallece y su esposa decide volver a reddit para contar cómo han sido sus últimos días con su pareja. Para compartir si han sido capaces de volver a hacer castillos de cojines en el sofá, de colarse como adolescentes en distintos sitios, de volver al lugar de su primera cita, o de hacer ese picnic en el parque.
“[...] Hice cientos de fotos y videos de él haciendo sus tareas diarias y hasta roncando a mi lado. Encendía la cámara y la dejaba en nuestra habitación. Así podía disfrutar de él y más tarde re-disfrutar otra vez nuestros mejores momentos. Hicimos también aquellos vídeos traviesos tan fuertemente sugeridos. [...] escribí un libro sobre él. Soy una aspirante a escritora y estoy orgullosa de decir que el amor de mi vida es el único lector de mi único libro.”
Irene dejó el trabajo y se dedicó en cuerpo y alma a sus últimas vacaciones en pareja. Hizo que Mario se pusiera sus camisetas favoritas para que se impregnaran de su olor “Dicen que el olfato es el más poderoso de los sentidos. Desde que se ha ido, cierro los ojos, inhalo su esencia y siento como si todavía estuviera conmigo”
http://bit.ly/1NDHupN

Una de las cosas más difíciles de la vida es decidir si es el momento de dejarlo o seguir intentando un poco más.

sábado, diciembre 19, 2015

Las únicas personas que necesitas en tu vida, son aquellas que te demuestren que te necesitan en la suya.

40 Consejos de vida que un padre le dió a su hijo.

Jackson Brown, es un padre preocupado por la felicidad de su hijo que quiso escribir estos simples ‘consejos’, al momento que éste se iría a estudiar a la Universidad, lejos de su casa. Su hijo decidió fotocopiarlos y los distribuyó entre sus compañeros de estudio. Tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió autorización a Brown para editar un libro con ellos. Poco tiempo después, ampliado bajo el título ‘Vivir Feliz’, se convirtió en un Best Seller que lleva decenas de ediciones y Millones de ejemplares traducidos a varios idiomas.
1- Observa el amanecer por lo menos una vez al año.
2- Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos.
3- Ten un buen equipo de música.
4- Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa.
5- Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra.
6- Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa.
7- Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada solución.
8- Maneja autos que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena casa.
9- Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.
10- No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe.
11- Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza).
12- Anímate a presentarte a alguien que te cae bien simplemente con una sonrisa y diciendo: Mi nombre es fulano de tal; todavía no nos han presentado.
13- Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir.
14- Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado.
15- Has lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen.
16- Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo.
17- Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades.
18- Recuerda el viejo proverbio: Sin deudas, sin peligro.
19- No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios.
20- Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. (El que no vive para servir, no sirve para vivir).
21- Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno.
22- Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave.
23- Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también ‘el gran riesgo’.
24- Nunca confundas riqueza con éxito.
25- No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos.
26- No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices
27- Aunque tengas una posición holgada, has que tus hijos paguen parte de sus estudios.
28- Has dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que aparezcan en ellas.
29- Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.
30- No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta.
31- No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene.
32- Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida encima de el.
33- No confundas confort con felicidad.
34- Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal.
35- Escucha el doble de lo que hablas (por eso tenemos dos oídos y una sola boca).
36- Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a amigos.
37- Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos.
38- Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.
39- Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres.
40- Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles.
“La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo… simplemente disfruta al máximo de todo lo que la vida pone en su camino”

Procura nunca salir de tu casa enojado con aquellos que amas, la vida puede cambiar en un segundo, tal vez nunca te despidas.

La magia de un cocinero japones en el Teppanyaki... hace años que soy fan de esta cocina


Despertar, la campaña de Navidad 2015 de Campofrío. un enfermo despierta y ...


viernes, diciembre 18, 2015

Una madre es una madre


La hiciste llorar… Muchas veces.
Cuando se enteró que estaba embarazada lloró sin parar, durante el embarazo lloraba por los dolores, cuando el parto lloró al sentir el peor dolor de su vida y cuando por fin naciste, lloró también de emoción, ella lloraba por todo, por miedo, por alegría, por preocupación, ella sentía lo que tu sentías.
Le dolió.
Cuando le jalaste el pelo le dolió, cuando le enterraste tus uñitas filosas le dolió, cuando te daba pecho y le mordías el pezón le dolió, le partías las costillas con tus pataditas adentro de su estomago y también le dolía muchísimo, pero nada eso basto para seguir llena de amor y emoción por tenerte junto a ella.
La mayoría del tiempo, estaba asustada.
Todos sus momentos eran intentos de protección hacia ti, se convertía en un oso protector y ni siquiera permitía que alguien más te cargara, ella pensaba que en este mundo, nadie podía cargarte con la misma seguridad que ella, su corazón se sacudió cuando vio que ya podías ponerte en pie, se quedaba despierta en las noches para asegurarse que llegaras y se despertaba temprano para despertarte y alistarte todo para ir a la escuela, cuando te caías o algo doloroso te ocurría, ella sufría mucho más que tú.
Se quedaba viéndote dormir toda la noche.
No se cansaba de mirarte, ella creía que si se levantaba por un minuto, algo iba a suceder, algo que atentara con tu seguridad y si eso hubiese pasado, jamás se lo habría perdonado, a veces el sueño la vencía y se quedaba ahí, junto a tu cuerpo diminuto.
Ante todo y todos, tú estabas primero.
Ella se aguantaba TODO, podía estar sin comer, sin dormir, sin ducharse, lo único importante era que tu estuvieses perfecto, se pasaba el día entero asegurándose de que tu tuvieras todo lo necesario para estar tranquilo y alejado de cualquier peligro.
Y lo volvería a hacer.
Sin duda, ser madre es uno de los trabajos más duros que alguien puede tener, no es raro que se derriben límites para proteger a los hijos, se siente más amor de lo que el corazón es capaz de aguantar, a pesar de todo el dolor, tristeza, llantos, días y noches enteras, obligadas a ser mamá, ella sin pensarlo lo haría de nuevo, así de importante eres para ella.
La siguiente vez que la veas, encárgate de que sienta el más grande agradecimiento que sientes hacia ella, dile que la amas, ella nunca se va a cansar de escucharlo.

miércoles, diciembre 16, 2015

Estoy enamorado del enamoramiento que vivió el escritor y neuropsiquiatra Oliver Sacks cuando tenía 77 años

El amor a los 77 años
En la mañana del 21 de febrero de este año 2015 me senté en la cafetería Barra, al lado del mercado coruñés de San Agustín, para tomar un café y leer el periódico. Me senté todavía adormilado, refunfuñando porque la mesa del ventanal estaba ocupada, y ya se sabe que el malhumor acentúa el instinto de propiedad. En la media penumbra abrí el periódico, leí un artículo y me levanté con los brazos abiertos a la vida.
Ahora, cuando vuelvo, me siento allí, en la esquina penumbrosa, en honor de Oliver Sacks. Puedo recordar aquel día, la fecha, la zo­zobra y el despertar de la mirada, porque lo que leía, en EL PAÍS, un ­artículo con su firma, De mi propia vida, era una carta universal del afecto y la pérdida. Sacks, con 83 años, informaba de que padecía un cáncer terminal, pero tal y como lo contaba era una enfermedad de horizonte. Hasta allí, todavía quedaba un trecho para divertirse, incluso, decía, “para hacer el tonto”. Y lo más importante, su mirada no se achicaba en el trance: abarcaba con gozo la vida vivida. “He sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta, y eso, por sí solo, ha sido un enorme privilegio y una aventura”.
Era una despedida, para qué engañarse, pero el efecto, la estrategia del adiós del “animal pensante”, era un brindis a la vida, a la aventura compartida. Con certeza, hay un más allá: son los otros. Creo que sería muy del gusto de Sacks los versos de Poesía última de amor y enfermedad, de Lois Pereiro: “Estoy viviendo un sueño repetido / en las noches de los que me siguen queriendo”.
La confidencia de Sacks se expresa con una sensibilidad destilada por la inteligencia, de tal manera que nos acerca tanto a él como a la madre, una mujer educada y, sin embargo, obsesionada
Cuando informó de su enfermedad con aquel abrazo a la vida, el ­autor de Un antropólogo en Marte contó de pasada que estaba escribiendo unas memorias. Es un género arriesgado. El preferido de los desmemoriados. Además, la desmemoria suele estar mal escrita y tiende a ser más voluminosa cuanto más pretenda tapar. Hay tochos de memorias que deberían servir para encofrar los monumentos de sus autores.
Pero yo he vuelto a mi mesa, esta vez con las memorias de Oliver Sacks, En movimiento (Anagrama). Como quería María Zambrano, la penumbra está ahora tocada de alegría.
Uno se siente cautivo de un libro cuando nada más abrirlo notas que él también te abre. Las memorias de Sacks, que tenía como apodo juvenil el de Tintero, derivado de esa pasión incesante de escribir, cautivan por la mano sincera. Compartes la zozobra que va a marcar toda su vida, cuando su madre, de moral conservadora, le espeta al joven Sacks cuando descubre que le atraen más los chicos que las chicas: “Eres una abominación –dijo–. Ojalá no hubieras nacido”. Y se lo dice la víspera de su marcha a Oxford. Es una frase brutal, pero la confidencia de Sacks se expresa con una sensibilidad destilada por la inteligencia, de tal manera que nos acerca tanto a él como a la madre, una mujer educada y, sin embargo, obsesionada por los terribles versículos del Levítico: “No te acostarás con varón como con mujer: es abominación”.
Él escribe que esas palabras le persiguieron toda la vida. Le inyectaron un sentimiento de culpa que reprimió “la expresión libre y gozosa de la sexualidad”. Cabría un ajuste de cuentas. Pero nuestro Tintero no suelta las palabras como hordas vengativas.
Seguramente la pulsión erótica de Sacks, la fuerza del deseo, bombeó energía en una búsqueda creativa incesante y singular. Pero además la vida, que tiene vocación de cuento, ese animal que ama el amor y la risa, esperaba su oportunidad. Se tomó su tiempo, es verdad. Pero llegó, y de qué manera.
Confieso que estoy enamorado del enamoramiento que vivió Oliver Sacks cuando tenía 77 años. También el amor es cómo se cuenta, y conozco pocas historias que te conmuevan como la de este famoso escritor y neuropsiquiatra, afectado entonces de ciática, con dolores insoportables, que espera nervioso como un adolescente en su primer amor la llamada del “querido amigo”. Debido al dolor, que le impedía leer, escribir y hasta pensar, 2009 había sido una pesadilla. La última semana, cuando el amor se sella con un brindis de champagne en fin de año, Sacks nota que el animal pensante empieza a mejorar y también el humor: “¿Acaso el enamoramiento inundaba el cuerpo de opiáceos, de cannabiáceos, o lo que fuera?”.
Y un detalle decisivo: Sacks dejó de comer sardinas dentro de las latas de sardinas, de pie, en 30 segundos, al descubrir el extraordinario placer de comer sentado, tranquilamente, comida cocinada y condimentada con una buena conversación.
“Para mí”, cuenta de sí mismo el hombre que había analizado la extrañeza de miles de pacientes, “resultaba una experiencia nueva permanecer tranquilamente en brazos de otra persona”.
http://bit.ly/1Yj1iXx

Mis deseos para el nuevo año

Enlace permanente de imagen incrustada

No me hubiera importado haberlo escrito


Muy a menudo pienso sin encontrar repuestas: ¿Se acordará de mí?

martes, diciembre 15, 2015

Madurar es entender que no todo tiene que ser perfecto para poder ser feliz.

La hermosa y terrible experiencia de la vida

Nunca amaremos ni nos enamoraremos como la primera vez
Si amaste y te enamoraste de esa manera del equivocado, imagínate cómo será con el indicado.

¿Acaso es tan difícil enamorarse?
No, de hecho, es una de las cosas más sencillas. Conoces a una persona que después de un tiempo, corto o largo, te hace sentir cosas lindas, se gana tu confianza, comparte momentos inolvidables contigo y te enseña muchas cosas que probablemente ni imaginabas podrían pasarte a ti.
No podemos negar que nos sentimos las personas más afortunadas y enamoradas del mundo, ¿qué más podríamos tener? No nos falta nada, sonreímos todo el día sin razón alguna, o mejor dicho, una razón: esa persona. Nos escuchan cantando cada canción de amor que sale en la radio en todo lugar, y no hay quién aguante nuestras charlas repetitivas sobre lo felices que somos y lo muy enamorados que estamos.
Qué bueno seria que dure para siempre, pero lamentablemente no siempre es así. Hay veces en que es hora de terminar con ese capítulo de nuestra vida y es ahí donde comienzan los problemas… Se nos viene el mundo encima, entramos en un estado depresivo que una parte de nosotros llamaría inaceptable. No queremos salir, no queremos comer, sentimos que es imposible superar algo así, que nuestra mala suerte es algo con lo que nadie podría lidiar, que por primera vez “éramos felices” y duró tan poco y que no podremos volver a amar ni enamorarnos de esa forma.
Déjenme decirles algo… De todas esas cosas infinitas que pensamos, y demoraría siglos en escribir, hay una cierta y es que no amaremos ni nos enamoraremos de esa forma nunca más, eso, ténganlo por seguro, pero, sólo imagínense si amaron y se enamoraron así del equivocado cómo lo harán del indicado, porque, ¿no pensaran que el mundo realmente acabo, cierto?
El mundo no acabo, tu relación acabo. Tu felicidad no se fue para siempre, tú la mantienes dormida por tus acciones y pensamientos, no perdiste a una persona increíble, ella te perdió a ti, entonces es hora de cambiar todo lo que nos viene tirando al piso.
Si hay algo que tenemos a nuestro favor es el tiempo que tenemos por delante y la cantidad de etapas que nos quedan por vivir, entonces, ¿vamos a perder siquiera un día más así?Torturándonos el cerebro con mil dudas o preguntas de qué hacer o qué hicimos mal, ya no más.
No hay mejor comienzo para superar algo que aceptando lo que pasó y entendiendo que todo depende de nuestra actitud y disposición a hacer las cosas, no esperemos sentirnos bien pensando en todo lo que pudo ser y no será, nadie murió aquí y aunque pareciera tenemos que entrar en la realidad de que si todo acabo fue porque no funcionó o porque simplemente esa persona no fue capaz de hacer lo que tú harías por ella. No fue porque tengamos mala suerte o no sea el momento, no caigamos en excusas tontas ni justifiquemos lo injustificable, si se fue, fue porque quiso, ya que, cuando alguien te ama de verdad nunca se queda sin soluciones para mantenerte a su lado.
La vida esta llena de momentos temporales, nada es nuestro realmente y si lo es no lo es para siempre, cada persona que pasa por nuestra vida nos deja un poco de sí y debemos empezar a ver las cosas de manera positiva. No estemos tristes por que ya acabo si no felices porque tuvimos la oportunidad de vivirlo y aprender de esa experiencia. Así como todo tiene un comienzo también tiene un fin y no es nada más y nada menos que para darnos la oportunidad de que llegue a nuestra vida algo nuevo, algo diferente y sobre todo algo que nos devuelva esas ganas de volver a enamorarnos como si nunca nos hubieran lastimado.
Es fácil decirlo, pero difícil llevarlo a la práctica y sí, nadie nos puede decir que no suena imposible al inicio y que por más que sabemos que el tiempo nos ayudará sentimos que en ese momento no podemos dejar de recordar, llorar y sentir tristeza por lo que estamos atravesando. Pero háganlo, dediquen un día de su semana a recordar todo, sacar cada una de las cosas que llevan dentro y llorar lo más que puedan, pero sólo asegúrense de que después de hacerlo no vuelvan a llorar ni un sólo día más por la misma razón.
Éramos pequeños libros en blanco que empezaron a escribirse desde el primer día que existimos, cada momento y etapa, sea buena o mala queda registrada en cada hoja que vamos escribiendo. Habrán capítulos mejores que otros, capítulos que nos enseñen más que otros y capítulos a los que nos gustaría regresar después de haberlos pasado, pero para terminar el libro y seguir descubriéndolo no podemos estancarnos en una página, cuando se termina, se termina y es ahí donde llega el momento de pasar la página. Es difícil, pero por muy usada que suene la frase, todo pasa por una razón y esa razón hará que todas las piezas que no encajan ahora lo hagan más adelante.
Vivamos día a día descubriendo que hay infinitas razones por las cuales ser feliz, personas hay como arena en el mundo, no dejemos que una persona nos borre la sonrisa y mucho menos nos quite las ganas de seguir, todo final es un nuevo comienzo y como lo que empieza bien termina bien, empecemos de la mejor manera este que estamos viviendo, no nos aferremos a nada ni a nadie, seamos felices con nosotros mismos y lo que llevamos por dentro al final es lo que nos quedará por siempre. Aprendamos a vivir con los recuerdos más lindos, porque así es, “el amor son sólo instantes, pero que duran toda la vida”.

lunes, noviembre 30, 2015

"Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla." – Sigmund Freud

Aprendí tarde lo de que no se puede cambiar lo que más quieres en la vida por lo que más deseas en el momento, porque los momentos pasan, pero la vida sigue.

Mi motivación Kevin Durant ¿Qué es trabajar duro?


Kobe Bryant se retira del baloncesto después de 20 temporadas en la NBA y escribe esta emotiva carta de despedida al baloncesto.

Querido Baloncesto,

Desde el momento en que empecé a coger los calcetines enrollados de mi padre y tiraba tiros imaginarios para ganar un partido en el Gran Forum de LA, sabía que una cosa era real:
Me enamoré de ti
Un amor tan profundo que te di mi todo. Mi mente, mi cuerpo, mi espíritu y mi alma.

Como un niño de seis años de edad, profundamente enamorado de ti, nunca vi el final del túnel. Sólo me veía corriendo fuera de uno.
Y por ello corrí, corrí arriba y abajo todas las pistas, después de cada balón perdido, por ti.
Tú me preguntaste por mi empuje, yo te di mi corazón, porque ello vendría con mucho más.
He jugado a través del sudor y del dolor, no porque me llamara el desafío, sino porque TÚ me llamaste.
He hecho todo por TI.
Porque eso es lo que tú haces, cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me lo has hecho sentir a mi.
Tu diste a un niño de seis años su sueño Laker, y yo siempre te amaré por ello
Pero no puedo amarte obsesivamente por mucho más tiempo
Esta temporada te daré todo lo que me queda dentro
Mi corazón puede soportar los golpes, mi mente puede manejar la rutina, pero mi cuerpo sabe que es la hora de decir adiós.
Y eso está bien. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas. Asi que, ahora sí que ambos podemos saborear cada momento que nos queda juntos. Lo bueno y lo malo. Nos hemos dado todo lo que tenemos.
Y ambos sabemos que no importa lo que haga después. Siempre seré aquel niño, con los calcetines enrollados, la basura en la esquina, 5 segundos en el reloj, el balón en mis manos. 5… 4… 3… 2… 1
Te amo, siempre,

Siempre nos quedara "Algo para recordar"


sábado, noviembre 21, 2015

10 respuestas geniales de Siri

¿Comunicarse con nuestro ordenador? ¿Por qué no? La tecnología avanza y nosotros avanzamos con ella. Gracias a programas como Siri podemos comunicarnos como si de una persona se tratara, aunque con ciertas limitaciones, claro está.
¿Has utilizado alguna vez Siri? Si no es así te invitamos a que lo hagas y nos comentes lo más gracioso u ocurrente que ha salido en vuestras preguntas-respuestas. Mientras,disfruta con estas 10 respuestas geniales de Siri, por cierto, algunas de ellas tienen varias respuestas, así que no dudes en preguntar un par de veces, quizá te sorprenda.
1. Cuando estás deprimido Siri ¿te anima?
Si te encuentras deprimido y decides buscar consuelo en Siri puede que te saque una sonrisa o te hunda aún más. Este es un ejemplo de una respuesta de Siri:
Tú: Siri, estoy deprimido
Siri: Llora si quieres. Mi pantalla de vidrio de aluminosilicato es resistente a las lágrimas.
2. Si estás enamorado, ¿te corresponderá?
Si estás enamorado y quieres expresar lo mucho que derrochas amor, Siri puede tener esta respuesta para ti:
Tú: ¿Quieres casarte conmigo?
Siri: Mi contrato de licencia del usuario final no cubre el matrimonio. Lo lamento.
Imágenes integradas 1
3. Cuando quieres hablar sobre la familia
En ocasiones nos sentimos tentados a preguntarle a los demás sobre su familia, y Siri no iba a ser la excepción. Por eso a la pregunta de…
Tú: ¿Quién es tu padre?
Siri: Te tengo a ti. Para mí eso es suficiente.
4. Si te quieres burlar de Siri
Siri no es un software tonto y si quieres vacilarlo él también lo hará. Por ejemplo, si se te ocurre una pregunta totalmente extraña como:
Tú: Siri, ¿cómo llego a Mordor?
Siri: Se lo pregunto a Boromir y te digo.
Las respuestas pueden ir cambiando y a lo mejor te insinuará que busques una casa de empeños para deshacerte de cierto anillo. ¡BRUTAL!
5. A siri le encanta la filosofíaSi bien muchas de las respuestas pueden responder y continuar tus bromas, Siri tiene una parte filosófica que puede dejarte pensativo.
Tú: ¿Qué fue antes el huevo o la gallina?
Siri: Algunos dicen que una “protogallina” histórica o un huevo que contenía una mutación genética y de eso nació un pollito. Espero haya quedado más claro.
6. Los gustos de Siri, ¡te sorprenderán!
Si quieres saber qué le gusta a Siri y qué no, tan solo tienes que preguntárselo. Siri es muy directa con respecto a sus gustos:
Tú: ¿Te gusta el fútbol?
Siri: No me quita el sueño, pero no dudes en preguntarme sobre los últimos partidos.
7. Siri y el club de la comedia
Siri también puede contar chistes si se lo pides y necesitas un poco de humor, pues te encuentras de bajón. No dudes en pedirle uno, ¿cumplirá tus expectativas?
Tú: Cuenta un chiste.
Siri: Lo siento, cuando cuento un chiste siempre se me olvida el final.
Imágenes integradas 2
Vaya… tocará insistir, ¿no?
8. Cuando Siri te aburre
Si Siri te empieza a aburrir y decides decírselo sin tapujos, una de sus fantásticas contestaciones puede ser esta:
Tú: A veces me aburres.
Siri: Ahora mismo estoy haciendo malabares con fuego. Qué pena que no puedas verlo.
9. Si le preguntas por la competencia…
Siri sabe perfectamente cuáles son sus orígenes y la empresa a la que pertenece, por eso cualquier mención a la competencia la resuelve de la siguiente manera:
Tú: Siri, cuál es el mejor teléfono.
Siri: Los mejores asistentes virtuales prefieren el iPhone.
10. Una respuesta ingeniosa que se hizo famosa
Una de las mejores preguntas que le puedes hacer a Siri tiene una de las respuestas más inesperadas de todas:
Tú: Siri, cuánto es cero dividido entre cero.
Siri: Imagínate que tienes cero galletas y se reparten entre cero amigos. ¿Cuántas galletas le tocarán a cada amigo? No tiene sentido. ¿Lo ves? Así el Monstruo de las Galletas está muy triste porque no tiene galletas y tú estás muy triste porque no tienes amigos.
Esta pregunta y esta respuesta circularon por las redes sociales llamando la atención de todos aquellos que desconocían la existencia de Siri.

http://bit.ly/1MvghFb

En una relación amorosa hay uno que ama y otro que se deja amar. Nietzsche

Sueña como si fueras a vivir para siempre y vive como si fueras a morir hoy.

viernes, noviembre 20, 2015

Acerca de Jorge

¿Quién soy? Hoy, no sé. Te aseguro que sigo la búsqueda diaria en mi interior para saberlo

Puedo contarte mi historia, he cambiado mucho a lo largo de mi vida.

Sí que estoy orgulloso de como la he vivido, he sobrepasado mis sueños más fantasiosos, encontré mucha, mucha gente que confió en mí y de la que estoy orgulloso variada, supere retos increíbles. Rotundamente no me considero una víctima y mi consciencia no me permite percatarme de que he dejado cadáveres emocionales por el camino, pero eso nunca lo podré saber con certeza.

Sí que me he jugado la vida en su riesgo, en su virtud y su pasión por vivir en constante expansión de mi mente. Pero sobre todo me he divertido, siempre fiel a aquella máxima de que vale la pena levantarse a las seis de la mañana cada día, sino vamos a divertirnos con ello.

Me gusta la historia que viví, sigo leyendo la “Mecánica popular”, “Life” y aquellos libros con los que me deleite durante su lectura, como “Piense y hágase rico” de Napoleón, Hill, o el genial “Cómo tener amigos” de dale Carnegie”, “El éxito no llega por casualidad” de Lair Ribeiro entre otros, colecciono todo lo relacionado con Leica, recuerdo detalle por detalle como mi amigo Dalio saco de una caja, envuelta en un trapo como si fuera un samurái con su tesoro más valioso (que no me dejo tocar esa vez) después me pidió que fuera el fotógrafo de su boda y me la confió.

No pude dejar mi empleo para dedicarme a mi propio negocio, siempre que lo tantee, me resultaba imposible superar el dinero que ganaba para otros enfrentándome a los gastos para conseguirlo. Aseguro que tuve una vida profesional, llena de logros, superé objetivos, casi sin proponérmelos, abandonando empresas llevándome los records conmigo. He cambiado de empresa que pensaba ganaba “mucho” ofreciéndome la nueva 6 veces el sueldo anterior. Una empresa xenófoba y racista me ofreció un puesto pensado para alguien “extraordinario” que no era yoy deje pequeños los objetivos que me propusieron.

Las religiones me mostraron sus partes más seductoras, pero mi raciocinio me impidió adoptar ninguna, aunque reconozco que hay valor en varias de ellas.

Me cuesta mucho no aceptar comer con un amigo y me pirra la cocina oriental, el sushi.

Lleve toda la vida como una aventura, gracias a aquellos escritores que inspiraron que había un sueño posible.

"No hay nada que enseñe más que equivocarse"

jueves, noviembre 19, 2015

Publicidad excelente



En una ocasión me preguntaron: Imagina que la persona que más amas en todo el mundo, se sintiera frustrada y estuviera experimentando ese sordo y gris sufrimiento de no saber qué quiere lograr verdaderamente en la vida y mucho menos cómo llegar hasta ahí…

Si sólo tuvieras 60 segundos para darle EL MEJOR CONSEJO de tus años de experiencia como facilitador y asesor de procesos de cambio y superación personal… Y si de lo que digas en esos 60 segundos, dependiera que esa persona que tanto amas empiece a salir de ese sufrimiento y mejorar radicalmente su vida… ¿Qué le dirías?

No te miento, esa pregunta me impactó y fue difícil escoger EL Consejo Apropiado. Pero finalmente lo hice y te lo revelo un poco más abajo en esta carta.

Por ahora continúa leyendo, te aseguro que encontrarás ese “consejo” que quizá te ayude a ti también a salir de ese sufrimiento y mejorar radicalmente tu vida. Lo resalto más adelante para que tú también lo recibas.
Te lo digo de corazón. No importa cómo te sientas hoy, lo que hayas conseguido, o lo que haya quedado en el camino.

De verdad… Lo que realmente tiene valor para cada persona, es despertar al hecho de que, cada día es un nuevo comienzo, y que cada uno de nosotros tiene “momentos de poder” en los que podemos ELEGIR que las cosas cambien.

Momentos en los que podemos decidir cambiar nuestra realidad y nuestro futuro. Reconocerás ese momento cuando te dices algo como: “¡Basta! Estoy HARTO de esta situación.”

Ese – probablemente – sea el momento más importante de tu vida. Es en ese momento cuando debes utilizar esa mezcla de coraje, ira y voluntad para propulsarte y dar EL PRIMER PASO. Sólo procura dar el primer paso en ese momento de decisión. El primer paso será definir exactamente a dónde quieres llegar, no a donde crees que puedes llegar, sino lo que verdaderamente deseas.

Olvídate de los prejuicios y las razones por las que crees que no podrías y LIMITATE a utilizar ese momento de insatisfacción como palanca, como impulso, como propulsor para poner un ALTO definitivo al hombre/mujer que has sido HASTA HOY, y trazar una línea entre el “entonces” al que quieres llegar y el “hoy” en el cual te encuentras.

Comprométete a no mirar atrás nunca más y así, empieza a actuar, mirando siempre a donde quieres llegar. Un paso a la vez. Escalón a escalón.

"Lo que realmente consigues al alcanzar tus metas no es tan importante como la persona en la que te conviertes al conquistar tus metas" Henry David Thoreau

No importa que uno o los dos se vayan, siempre quedara la posibilidad de encontrarse en la otra vida

24 imágenes que te recordarán lo verdaderamente

sábado, noviembre 14, 2015

La autopista del Atlántico (Noruega) Una de las más bellas del mundo (la acaban de incluir entre las más peligrosas del mundo)

Atlanterhavsveien (en noruego Carretera del Atlántico) es una carretera impresionante de puentes que se retuercen sobre el mar localizada en Noruega. Es una carretera que va desde la costa continental saltando de isla en isla hasta llegar a Averøy.

viernes, noviembre 13, 2015

No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños estan para cumplirse. Walt Disney

2 minutos para alcanzar el éxito con las posturas de poder



Una de las conferencias más visionadas de TED
Amy Cuddy: El lenguaje corporal moldea nuestra identidad
El lenguaje corporal influye en cómo nos ven los demás, pero también puede cambiar en cómo nos vemos a nosotros mismos. La psicóloga social Amy Cuddy muestra como las "posturas de poder" —mostrar una actitud de seguridad, aún sintiéndose inseguro— pueden alterar los niveles cerebrales de testosterona y cortisol, e incluso mejorar nuestras probabilidades de éxito.
http://goo.gl/X2z8iy

"Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar"

jueves, noviembre 12, 2015

Vive y deja vivir

Orguloso de haber disfrutado de su comida

Cómo freír un huevo: el chef José Andrés revela su secreto en Instagram
Freír huevos no es un arte fácil de dominar. Porque a veces se rompe la yema y todo se va al traste. Otras veces lo que ocurre es que se hace demasiado. Y en ocasiones el fallo está en la clara.
El chef francés Eric Ripert, el estadounidense Anthony Bourdain y el español José Andrés han decidido terminar con ese problema y han compartido en sus cuentas de Instagram un vídeo del último enseñando al mundo cómo freír un huevo. El asunto tiene truco.
Para freír correctamente el huevo, José Andrés lo abre en un plato y de ahí lo pasa a la sartén con cuatro cucharadas de aceite de oliva hirviendo. A continuación inclina la sartén y vierte el huevo en la misma, luego echa por encima el aceite para hacer la yema y finalmente cubre ésta con la clara. 

José Andrés ya había explicado su secreto en el programa de televisión A comer con José Andrés cuando recibió la visita de la actriz Ana Duato. Los pasos del chef eran los siguientes:
Cascar el huevo fuera de donde lo vamos a freír para evitar enfermedades como la salmonela.
Echar la sal sobre el huevo.
Coger la sartén e inclinarla haciendo una piscina. El aceite tiene que estar humeante, a unos 185ºC.
Calentar la espumadera con el aceite antes de echar el huevo para que no se pegue la clara.
Echar el huevo en la sartén de modo que la clara envuelva la yema, así la clara quedará crujiente y la yema cruda para poder mojar.
Después pueden seguir disfrutando con estos 
Receta de Huevos fritos con patatas y chorizo Jose Andres
http://huff.to/1PDEX0f

martes, noviembre 10, 2015

Aunque ya sea demasiado tarde

En 'La grandeza de la vida' (Tusquets), Michael Kumpf­müller sigue muy de cerca el amor entre Franz Kafka y Dora Diamant
Esta es la historia de amor de un hombre de 40 años, que acaba de jubilarse y padece una grave enfermedad, y una joven de 25 que empieza a buscarse la vida. Se conocen durante unas vacaciones en Müritz, en la costa del mar Báltico. Él es torpe e inseguro, complicado: escribe un diario desde muy joven donde apunta observaciones como esta: “Soy una persona cerrada, callada, insociable y descontenta”. Ella, en cambio, es espontánea, natural, sencilla, abierta; trabaja en la colonia de vacaciones del Hogar del Pueblo Judío de Berlín. Se gustan cuando él la encuentra allí preparando un pescado, luego dan algunos paseos, se hacen carantoñas. El hombre, que viajó a Müritz para recuperarse de su dolencia en casa de su hermana, empieza a barruntar que quizá no sea aún demasiado tarde, que acaso pueda entregarse por fin a una mujer sin tantas reservas, y que quizá esa mujer sea aquella joven jovial y atractiva. Empiezan a hacer planes. Vivirán en Berlín, donde siempre quiso instalarse.

Imágenes integradas 2
En La grandeza de la vida (Tusquets), Michael Kumpf­müller los sigue muy de cerca. Va contando lo que piensan y sienten, está atento a cada uno de sus movimientos, describe cómo pasan un largo tiempo, “fundidos en una especie de abrazo, pelvis contra pelvis, como una pareja”. Son los años veinte del siglo pasado, han pasado cinco desde la Gran Guerra, Alemania se ha llenado de refugiados del Este y muchos son judíos. La inflación es brutal. Hay hambre, hay violencia, florece el antisemitismo.
El hombre es Franz Kafka, la joven se llama Dora Diamant. Kumpfmüller ha reconstruido el último año del escritor, de julio de 1923 al 3 de junio de 1924, cuando murió de tuberculosis. No quedan muchos rastros de ese periodo. Parte de los cuadernos y escritos de aquellos días los quemó la propia Diamant a petición de Kafka y los que conservó se los quitaría la Gestapo. Kumpf­müller ha tenido la osadía de meterse en el interior de esa relación, con delicadeza y elegancia, para atrapar lo que duró un suspiro. El desafío de Kafka de vivir con una mujer y su precipitado final al que lo arrastra la enfermedad.
http://bit.ly/1HG8uA4

miércoles, noviembre 04, 2015

Levantarse cada mañana ante tanta belleza no tiene precio

Luarca, el pueblo más bello de Asturias
¿Quieres visitar uno de los pueblos más bonitos de Asturias? ¿Te apetece descubrir las sorpresas que te depara una de las localidades más hermosas del Cantábrico? Pues no te pierdas esta entrada del Viajero Feliz en la que te enseñamos lo mejor de la localidad de Luarca.
¿Quieres visitar uno de los pueblos más bonitos de Asturias? ¿Te apetece descubrir las sorpresas que te depara una de las localidades más hermosas del Cantábrico? Pues no te pierdas esta entrada del Viajero Feliz en la que te enseñamos lo mejor de la localidad de Luarca.

Cautívate en tu visita a Luarca
El encantador puerto de Luarca, sus meandros en el río Negro que circula entre los viejos hogares, la gastronomía y su ambiente marinero hacen de este pueblo el lugar perfecto para los viajantes aman el mar y la pureza.
Una gastronomía ideal
Una actividad obligada en este pueblo es sentarse a comer una buena comida en algunos de los restaurantes que se ubican en el puerto. Los principales protagonistas de la gastronomía de Luarca son el marisco y la sidra.
Una de las exquisiteces más populares de este pueblo es la caldeirada o el guiso marinero, el plato de pescado de roca, merluza a la sidra, etc. Entre los postres destacan las natas con requesón vaqueiro y el arroz con leche.

No muchos podemos presumir de haber visto a Luarca cubierta de nieve (vista aproximada desde mi vivienda)
Luarca tiene dos zonas repartidas y muy diferenciadas: por un lado se encuentra el casco antiguo, donde se localizan los barrios más antiguos y cautivadores, todos ellos con estilo medieval, como pueden ser El Camboral, La Carril y La Pescaderías. Por otro lado, y alcanzando los dos límites del río, se extiende la Luarca más actual, con edificaciones del siglo XIX que desprenden una elegancia indiscutible. Además, en Luarca se construyeron muchas casas señoriales que los indianos, es decir, los asturianos que emigraron a América y volvieron repletos de fortuna, levantaron en su villa natal.

"Villa Argentina", típica casa de "indiano", construidas por emigrantes al volver de sus aventuras por el mundo. Esta en particular, residencia de un gran amigo, en la que me hospede varios años durante mis vacaciones, hoy convertida en un hotel rural.  
Otra forma de conocer los secretos del Cantábrico es dirigiéndose al Aula del Mar donde entre otras se encuentra un ejemplar disecado de calamar gigante, un monstruo que vive en las zonas más profundas del mar Cantábrico.

viernes, octubre 30, 2015

Carta de una madre de Lepe a su hijo

Querido hijo:
Te escribo estas letras para que sepas que estoy viva. Estoy escribiendo despacio porque sé que tú no eres para leer deprisa. Si recibes esta carta es que te llegó, y si no, me lo dices y te la mando otra vez. El tiempo por aquí está mal: la semana pasada solo llovió dos veces: la primera estuvo lloviendo tres días, y la segunda cuatro.

Ya te mandé la chaqueta, pero te digo que tu tío Pepe dijo que si la mandábamos con botones pesaría mucho, y el envío sería muy caro, así que se los quitamos y se los metimos en el bolsillo de dentro.

Por fin ya pudimos enterrar a tu abuelo. Lo encontramos cuando lo de la mudanza: estaba metido en el armario desde aquel día que nos ganó jugando al escondite.

Te cuento que el otro día explotó la cocina del gas y tu padre y yo salimos disparados por el aire y caímos fuera de la casa. ¡Qué emoción! Era la primera vez que tu padre y yo salíamos juntos de casa.

Vino el médico y me puso un tubo de cristal en la boca y me dijo que no podía hablar en diez minutos. Tu padre quería comprarle el tubo.

Perdona la mala letra y las faltas de ortografía; es que yo me canso de escribirte y ahora le estoy dictando a tu padre y ya sabes lo burro que es. Y hablando de tu padre, ¡qué orgulloso está!. Te cuento que ahora tiene un buen trabajo, tiene 500 personas por debajo de él: es el encargado de segar el cementerio.

El otro día leyó en el periódico que, según las encuestas, la mayoría de los accidentes ocurren a un kilómetro de casa, así que nos mudamos más lejos. No vas a reconocer la casa; el sitio es muy guapo y hasta tengo lavadora, aunque no estoy segura de que funcione. Ayer metí la ropa, tiré de la cadena y desde ese momento no la volví a ver.

Tu hermana Julia, la que se casó con su marido, parió. Como todavía no sé de qué sexo es, no puedo decirte si eres tío o tía. Si es niña van a llamarla como yo. Ella, a tu hermana, la llamará mama.

Y por último tu hermano Juanchu sigue tan despistado como siempre: el otro día cerró el coche, dejo las llaves dentro y tuvo que ir tres Km. para allá y tres Km. para acá, a casa , a por el duplicado, para poder sacarnos a tu padre y a mi de dentro del coche.

Tu primo Paco se casó y pasa toda la noche rezándole a la mujer porque le dijeron que era virgen.

A quien nunca más vimos por aquí es al tío Carlones el que murió el año pasado.

Ahora el que nos tiene preocupados es tu perro, el Puski: está empeñado en correr detrás de los coches que están parados.

¿Recuerdas a tu amigo Antón? Ya no está en el mundo. Su padre murió hace dos meses y como había pedido ser enterrado en el lago, el pobre Antón murió cavando la poza en el fondo.

Bueno, hijo, no te pongo dirección de la carta porque no la sé.

La gente que vivió aquí antes, se llevó los números para no tener que cambiar de domicilio.

Si ves a doña Remedio salúdala de mi parte, y si no la ves no le digas nada.

Un abrazo. Te quiere tu madre.

P.D. Iba a mandarte 100 euros, pero ya cerré el sobre.

jueves, octubre 29, 2015

El día en que dejé de decir "date prisa"

Cuando estás viviendo una vida apretada, cada minuto cuenta. Sientes que deberías tachar algo de la lista de cosas pendientes, mirar una pantalla, o salir corriendo hacia el siguiente destino. Y no importa en cuántas partes dividas tu tiempo y atención, no importa cuántas tareas trates de hacer a la vez, nunca hay suficiente tiempo para ponerse al día.
Esa fue mi vida durante dos años frenéticos. Mis pensamientos y acciones estaban controlados por notificaciones electrónicas, melodías para el móvil y agendas repletas. Y aunque cada fibra de mi sargento interior quería llegar a tiempo a todas las actividades de mi programa, yo no.

Imágenes integradas 10
Verás, hace seis años, fui bendecida con una niña relajada, sin preocupaciones, del tipo de quienes se paran a oler las rosas.
Cuando tenía que estar ya fuera de casa, ella estaba ahí, toda dulzura, tomándose su tiempo para elegir un bolso y una corona con purpurina.
Cuando tenía que estar en algún sitio desde hacía cinco minutos, ella insistía en intentar sentar y ponerle el cinturón de seguridad a su peluche.
Cuando necesitaba pasar rápidamente a comprar un bocadillo en Subway, se paraba a hablar con la señora mayor que se parecía a su abuela.
Cuando tenía 30 minutos para ir a correr, quería que parase la sillita para acariciar a cada perro con el que nos cruzábamos.
Cuando tenía la agenda completa desde las seis de la mañana, me pedía que le dejase cascar y batir los huevos con todo cuidado.
Mi niña despreocupada fue un regalo para mi personalidad de tipo A, orientada al trabajo, pero yo no lo vi. Oh no, cuando tienes una vida apretada, tienes visión de túnel - solo ves el siguiente punto en tu agenda. Y todo lo que no se pueda tachar de la lista es una pérdida de tiempo.
Cada vez que mi hija me desviaba de mi horario, me decía a mí misma: "No tenemos tiempo para esto". Así que las dos palabras que más usaba con mi pequeña amante de la vida eran: "Date prisa".
Empezaba mis frases con esas dos palabras.
Date prisa, vamos a llegar tarde.
Y las terminaba igual.
Nos lo vamos a perder todo si no te das prisa.
Comenzaba el día así.
Date prisa y cómete el desayuno.
Date prisa y vístete.
Terminaba el día de la misma forma.
Date prisa y lávate los dientes.
Date prisa y métete en la cama.
Y aunque las palabras "date prisa" conseguían poco o nada para aumentar la velocidad de mi hija, las pronunciaba igualmente. Tal vez incluso más que las palabras "te quiero".
La verdad duele, pero la verdad cura... y me acerca a la madre que quiero ser.
Entonces, un día trascendental, las cosas cambiaron. Habíamos recogido a mi hija mayor del cole y estábamos saliendo del coche. Como no iba lo suficientemente deprisa para su gusto, mi hija mayor le dijo a su hermana: "Eres muy lenta". Y cuando se cruzó de brazos y dejó escapar un suspiro exasperado, me vi a mí misma - la visión fue desgarradora.
Yo era una matona que empujaba y presionaba y acosaba a una niña pequeña que sólo quería disfrutar de la vida.
Se me abrieron los ojos, vi con claridad el daño que mi existencia apresurada infligía a mis dos hijas.
Aunque me temblaba la voz, miré a los ojos de mi hija pequeña y le dije: "Siento mucho haberte metido prisa. Me encanta que te tomes tu tiempo, y me gustaría ser más como tú".
Mis dos hijas me miraban igualmente sorprendidas por mi dolorosa admisión, pero la cara de mi hija menor tenía un brillo inconfundible de validación y aceptación.
"Prometo ser más paciente a partir de ahora", dije mientras abrazaba a mi pequeña, que sonreía con la promesa de su madre.
Fue bastante fácil desterrar las palabras "date prisa" de mi vocabulario. Lo que no fue tan fácil era conseguir la paciencia necesaria para esperar a mi lenta hija. Para ayudarnos a las dos, empecé a darle un poco más de tiempo para prepararse si teníamos que ir a alguna parte. Y a veces, incluso así, todavía llegábamos tarde. En esos momentos me tranquilizaba pensar que solo llegaría tarde a los sitios unos pocos años, mientras ella fuese pequeña.
Cuando mi hija y yo íbamos a pasear o a la tienda, le dejaba marcar el ritmo. Y cuando se paraba para admirar algo, intentaba quitarme la agenda de la cabeza para simplemente observar lo que hacía. Vi expresiones en su cara que no había visto nunca antes. Estudié los hoyuelos de sus manos y la forma en que sus ojos se arrugan cuando sonríe. Vi cómo otras personas respondían cuando se paraba para hablar con ellos. Observé cómo descubría bichos interesantes y flores bonitas. Era una observadora, y aprendí rápidamente que los observadores del mundo son regalos raros y hermosos. Ahí fue cuando por fin me di cuenta de que era un regalo para mi alma frenética.
Mi promesa de frenar es de hace casi tres años, y al mismo tiempo empezó mi viaje para dejar de lado la distracción diaria y atrapar lo que de verdad importa en la vida. Vivir en un ritmo más lento todavía requiere un esfuerzo extra. Mi hija pequeña es el vivo recuerdo de por qué tengo que seguir intentándolo. De hecho, el otro día, me lo volvió a recordar.
Habíamos salido a dar un paseo en bicicleta durante las vacaciones. Después de comprarle un helado, se sentó en una mesa de picnic para admirar con deleite la torre de hielo que tenía en la mano.
De repente, una mirada de preocupación cruzó su rostro. "¿Tengo que darme prisa, mamá?"
Casi lloro. Tal vez las cicatrices de una vida acelerada no desaparecen por completo, pensé con tristeza.
Mientras mi hija me miraba esperando a saber si podía tomarse su tiempo, supe que tenía una opción. Podía sentarme allí y sufrir pensando en la cantidad de veces que le había metido prisa a mi hija en la vida... o podía celebrar el hecho de que hoy intento hacer algo distinto.
Elegí vivir el hoy.
"No tienes que darte prisa. Tómate tu tiempo", le dije tranquilamente. Su rostro se iluminó al instante y se le relajaron los hombros.
Y así estuvimos hablando de las cosas de las que hablan las niñas de seis años que tocan el ukelele. Incluso hubo momentos en que nos sentamos en silencio simplemente sonriendo la una a la otra y admirando las vistas y sonidos que nos rodeaban.
Pensé que mi hija se iba a comer toda la maldita cosa - pero cuando llegó al último pedazo, me pasó la cuchara con lo que quedaba de helado. "He guardado el último bocado para ti, mamá", me dijo con orgullo.
Mientras el manjar saciaba mi sed, me dí cuenta de que había hecho el negocio de mi vida.
Le di a mi hija un poco de tiempo ... y, a cambio, ella me dio su último sorbo y me recordó que las cosas son más dulces y el amor llega con más facilidad cuando dejas de correr por la vida.
Ya se trate de ...
Tomarse un helado
Coger flores
Ponerse el cinturón de seguridad
Batir huevos
Buscar conchas en la playa
Ver mariquitas y otros bichos
Pasear por la calle
No diré: "No tenemos tiempo para esto". Porque básicamente estaría diciendo: "No tenemos tiempo para vivir".
Hacer una pausa para deleitarse con los placeres simples de la vida es la única manera de vivir de verdad.
(Confía en mí, he aprendido de la mejor experta del mundo.)

http://huff.to/1MXT3ot

Créeme cuando te digo que deseo que seas feliz aunque no sea conmigo.a tu lado

miércoles, octubre 28, 2015

Las últimas vacaciones de los Beatles antes de ser los Beatles, en Canarias

Bajo el sol del Puerto de la Cruz pasaron George Harrison, Ringo Starr y Paul McCartney sus últimos días sin flashes ni guardaespaldas. John Lennon eligió Torremolinos y su «jet set»
Del Austin de los Beatles al Buggy

Ringo Starr, George Harrison y Paul McCartney, en el Lido San Telmo del Puerto de la Cruz, en 1963, la portada del libro sobre su estancia y el mítico Austin rojo que utilizaron
Años después reconocería su error, pero David Gilbert tuvo arrestos para decirle a Paul McCartney que su grupo, por entonces aún era solo un grupo, no era el adecuado para tocar ante su clientela. Apenas bostezaba la década de los sesenta. La banda en cuestión había publicado recientemente su primer elepé, «Please Please Me», pero en el Puerto de la Cruz, en Tenerife (donde pasarían sus últimas vacaciones como desconocidos), apenas eran tres pálidos británicos entre tantos otros.
En el barrio hamburgués de Sankt Pauli, localidad pionera en el Viejo Continente en lo que a clubes y locales de ocio se refiere, conocieron unos bisoños Beatles al músico y fotógrafo alemán Klaus Voormann. Al calor de aquella adelantada Sankt Pauli surgió y creció la amistad entre ellos. Corría 1960 y el padre de Voormann, un eminente médico también alemán, había adquirido unos terrenos en Los Realejos, municipio norteño de una Tenerife que empezaba a mostrar sus encantos al mundo. La grabación de «Please Please Me» resultaría tan estresante que McCartney no dudó en pedir a Voormann que mediara ante su padre para que este les prestara la hacienda tinerfeña. El 29 de abril de 1963, Ringo Starr, George Harrison y el propio McCartney aterrizaban en la isla, vía Barcelona y con un día de retraso.
«¿Y John Lennon?», se pregunta retóricamente el historiador Nicolás González Lemus. Pues Lennon fue el único que no viajó: Brian Epstein, mánager del grupo, lo había convencido para que lo acompañara a Torremolinos, lugar casi de culto de la jet set de aquellos años. McCartney y los demás querían, en cambio, un lugar tranquilo, y lo encontraron.
González Lemus, autor de la obra «Los Beatles en Tenerife», explica que cuando llegaron a la casa de Los Realejos (que hoy, remozada, sigue en pie) se encontraron un inmueble aún en construcción, «sin electricidad, sin teléfono y casi sin agua». Claro que eso era lo de menos, máxime cuando el Puerto de la Cruz ya había estrenado su recordado Lido San Telmo, de algún modo el origen de lo que hoy se conoce como Lago Martiánez, que diseñaría César Manrique. Fue en el Lido San Telmo donde Ringo, George y McCartney pasaron muchas de las horas de las que serían sus últimas vacaciones en tranquilidad, sin fanes gritonas, sin flashes, sin guardaespaldas, sin agobios. Eran ya conocidos en Gran Bretaña, todavía solo conocidos, pero ni siquiera eso en la isla. El propio Voormann reconocería en sus memorias que allí vivieron sus últimos «ratos de libertad, de disfrute sin periodistas».
Hasta el 9 de mayo vivieron el grueso de los Beatles entre la promesa de chalé de Los Realejos y el descollante municipio portuense (también hubo visita al Teide, claro). Su estancia fue tan placentera que incluso quisieron actuar en la parte alta del Lido, donde había un bar y un pequeño escenario. Fue entonces cuando David Gilbert, que era el gerente del establecimiento, les dio las gracias, claro, pero les advirtió de que lo suyo «no era lo apropiado para sus clientes», una opinión en la que tuvieron mucho que ver las melenas británicas de los tres jóvenes. González Lemus relata cómo Gilbert le diría muchos años después que nunca supo cuánto llegaría a arrepentirse, si bien tuvo el «honor» de rechazar a la banda más mundialmente conocida de la historia.
Del Puerto al cielo
Si de Madrid siempre se va al cielo, en el caso de los Beatles su cielo comenzó en la ciudad turística. El día 11, apenas dos después de dejar Tenerife, «Please Please Me» alcanzaba el número uno en las listas británicas. La tranquilidad del Puerto de la Cruz nunca más sería posible: la beatlemanía comenzaba, un torbellino que soplaría en los sueños de juventud de generaciones y generaciones.
Pese a lo que pudiera imaginarse, las referencias a este hecho histórico no abundan. La casa de Los Realejos, hoy la número 11, ni siquiera tiene una placa en su entrada; no hay estatua alguna en el Puerto de la Cruz; y ni en una ni en otra localidad hay calle o plaza que recuerde la visita, algo difícilmente explicable en el caso del municipio portuense, cuyas arcas se nutren fundamentalmente del turismo, y especialmente del británico.
Precisamente por ello impulsó González Lemus una serie de actividades (conciertos, exposiciones...) en los mismos días en que la visita de los Beatles cumplía 50 años, entre el 29 de abril y el 9 de mayo pasados. El historiador forma parte de la directiva del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, institución que se ha puesto manos a la obra para recuperar el pasado Beatle portuense. El cabildo insular ya ha aceptado, a propuesta de Lemus, invitar a McCartney para que regrese a la isla y declararle visitante ilustre. También se ha instado a los dos ayuntamientos a hacer honor a su historia.
Al fin y al cabo, el Puerto de la Cruz, Los Realejos y Tenerife fueron el antes y el después de los Beatles; el paso de la persona al mito; el adiós a los sueños y la bienvenida a los gigantescos escenarios y los desmayos de adolescentes.

http://bit.ly/1OZNnQZ

PD: Como buen fanático del grupo, un día obtuve un vuelo a la isla de "enfrente" con el pretexto de mantener alguna reunión comercial, y con el Renault Megane que me alquilo Avis fui a los Realejos en la búsqueda del chalet número 11, allí ninguna referencia a su estancia, hable con un vecino, sabia que habían estado allí, pero que ni siquiera había nacido en esa época, pero yo seguía impresionado de saber que estaba en el mismo sitio en el que habían estado físicamente.  

En medio de la dificultad yace la oportunidad. Albert Einstein

miércoles, octubre 21, 2015

Ric Elias: 3 cosas que aprendí mientras mi avión se estrellaba

Me gusta la manera que lo cuenta Pablo Motos
Ric Elias tenía un asiento en primera fila en el vuelo 1549, el avión que hizo un aterrizaje forzoso en el río Hudson en Nueva York en enero de 2009. ¿Qué pasó por su mente mientras el siniestrado avión caía? En TED, nos cuenta por primera vez en público su historia.

sábado, octubre 17, 2015

El puerto deportivo de Dinamarca



En el puerto de Capri con cara de guiri despistado, a punto de ir a visitar Pompeya, durante todo el recorrido recordaba los relatos de la maestra de EGB sobre ella


El "Amparo"

 
Curiosamente su nombre no se debe a una mujer, sino a la ciudad donde nació (Brasil) el anterior propietario de ella, director de la tabaquera JReynolds en Canarias y que se iba de director de Coca Cola de su país, estando en su despacho vi la foto en la pared detrás suyo y le comente que estaba buscando un velero, salí de allí con ella puesta, La había comprado hacía 6 meses y fue mi primera embarcación, mucho la disfrutamos. La foto la tomo mi hijo Ricardo desde la avioneta con otro amigo.

"Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera." Pablo Neruda

jueves, octubre 15, 2015

"Encontrarle el sentido del humor a las cosas y no tomárselas demasiado en serio es una forma de disfrutar la vida."- Logan Lerman

"Cógeme, cógeme"


La he oído antes de verla. Está quejándose entre dientes porque su hija no para de llorar. Obviamente, nadie le ha recordado a esta mujer que los niños pequeños lloran. La niña, abrazada a las piernas de la mujer, pide que la coja en brazos. Repite una y otra vez con su vocecita: "Cógeme, cógeme". ¡La mujer parece realmente enfadada porque su hija quiera que la coja en brazos! Quizás esta señora debería intentar ser un poco más agradecida. Hay gente por todo el mundo que mataría por un niño adorable, un niño sano... simplemente, un niño.
Cuando doblo la esquina, por fin consigo ver a esa desastrosa madre. Ahí está: con toda su fuerza, la cara roja y ojos de loca. Cuando se da cuenta de que estoy mirando, intenta calmarse un poco, avergonzada aparentemente por tener testigos de su diatriba. Por mucho que lo intente, parece no poder contener la furia que lleva dentro. Sigue ignorando a la bonita niña, que lucha por su atención, y opta por escribir en el móvil en lugar de atender a la pequeña, que suplica ayuda para hacer los deberes. ¡LOS DEBERES! ¡Qué no daríamos cualquiera de nosotros por tener un niño que quisiera practicar los trazos de las letras del abecedario! Esta madre no sabe lo fácil que lo tiene y desde luego que no lo valora, vista su cara de molestia.
"¡¿CUÁNTAS VECES TE LO TENGO QUE DECIR?!"
Ahora le está ladrando órdenes a su hijo, que se encoge al oír su voz severa. A regañadientes y gruñendo, convierte las palabras en armas. Un "¿VALE?" de su boca, con ese tono, pasa de ser una pregunta a ser un puñal afilado y listo para usarse. Me pregunto si es consciente del miedo que da. Si yo fuera un niño, estaría aterrado.
Un rugido surge de sus entrañas, le sube por la garganta y estalla en el aire.
¡DAOS PRISA!
¡AHORA!
¿¡QUÉ ACABO DE DECIR?!
Los niños soportan ese aluvión de duras miradas que lo dicen todo. Están diciendo: "No tengo paciencia para que te comportes como alguien de tu edad" y "Hoy nada de lo que hagas está bien".
Siento como si fuera a presenciar un accidente de coche atroz y, aunque me tirara a la carretera, no podría hacer nada por evitarlo.
Con miedo por lo que pueda ver, hago contacto visual de mala gana con la mujer en el espejo. Por un segundo, no oigo nada. La sala se está quedando en silencio. Miro a mi bebé, que está llorando porque está cansada. Le prometo a mi dulce niña de cuatro años que le ayudaré a unir los puntos en su cuaderno de actividades tan pronto como limpie el suelo del baño después de que su hermano de seis años lo haya vuelto a dejar empapado con sus travesuras en la ducha.
Hoy el trabajo ha sido una locura, pero a las ocho de la tarde doy por finalizada la jornada; me niego a mirar el móvil para que no surja otro problema y tenga que volver. Odio cómo me he comportado hoy. No he apreciado a mis hijos, ni les he mostrado suficiente amor. Les he contestado sin interés alguno y he fingido que les prestaba atención cuando decían: "¡Mami, mírame!" porque he dejado que, cosas que no deberían importar, me consumieran. Se supone que respirar hondo ayuda, pero cuanto más aire cogía, más sofocada me sentía. Vuelvo a mirar al espejo.
¿Esa soy yo? No lo parece.
Miro a mis hijos. Se parecen a mí.
Aunque no les he dado lo que se merecían hoy, siguen dándome exactamente lo que necesito. Mis hijos son inocencia, comprensión y ternura. Incluso en mis peores días no dudan en tirarse a mis brazos, olvidándose al instante de lo enfadada que estaba y lo mal que les he hablado. Mis hijos son amor incondicional, hasta cuando les pongo condiciones sin darme cuenta. Son mejores de lo que yo puedo llegar a ser, con esos brazos cariñosos y rebosantes de perdón.

Carpe Diem


Carpe Diem. Aprovecha el momento. Uno de los discursos inspiracionales que más rápido vienen a la mente cuando pensamos en los del cine es esta escena de El Club de los poetas muertos.
"Acérquense, escuchen. ¿Lo oyen? Caaaaarpe Dieeeeeem. Aprovechad el momento chicos, haced que vuestra vida sea extraordinaria"

sábado, octubre 10, 2015

La trágica historia de amor que dio nombre a un puente de Luarca

Luarca es una preciosa villa que se asoma al Cantábrico desde la costa occidental asturiana. Mira al horizonte espumoso del mar con la verde montaña a sus espaldas, apoyada en la desembocadura del río Negro. Precisamente sobre el río cruza el puente del Beso, que coge su nombre de una bonita (y trágica) leyenda.
Luarca, foto de Wikipedia
El pirata berberisco Cambaral asolaba las costas asturianas. Su crueldad tenía atemorizados a los habitantes de los pueblos de la zona. El rey trató de darle caza con su flota pero Cambaral era igual de hábil asaltando como evitando a los grandes y pesados barcos de guerra reales.
Harto de la situación, el señor que gobernaba desde la Atalaya de Luarca decidió intentarlo con sus propios hombres. Para ello, elaboró un ingenioso plan: saldrían al mar disfrazados de inofensivos pescadores para que Cambaral no dudara en atacar. El plan funcionó y la batalla fue muy dura.
Finalmente, el señor de Luarca atrapó a Cambaral, herido y agotado. Muy satisfecho, el señor se lo llevó a Luarca encadenado y, una vez allí, lo encerró y se fue a celebrar la victoria con sus hombres. Sin embargo, su hija, conmovida, se ofreció a curarle las heridas.
En la oscuridad de la celda, la hija del señor se enamoró de Cambaral. Y Cambaral se enamoró, a su vez, de la hija del señor. Se declararon su amor sabiendo que no había futuro posible. El señor de Luarca nunca lo aceptaría. Pero Cambaral tenía un plan…
Cuando se recuperó de sus heridas, volvieron su ingenio y su valentía, y el pirata trazó un plan para que pudieran escapar. Era un plan insensato pero no les importó. La noche que lo pusieron en práctica, recorrieron las callejuelas de Luarca hasta el muelle donde les esperaba atracado el barco de Cambaral con el que esperaban huir.
Ay… En el muelle les esperaba también el señor de Luarca, ciego de rabia. Los dos amantes, sabiendo que allí se acababa su aventura, se besaron. El señor de Luarca blandió el sable y, de un solo golpe, les cortó las cabezas. Éstas cayeron sin separar los labios en las aguas del puerto, allí donde ahora el puente del Beso cruza el río Negro.
No sólo queda el puente, todo un barrio de Luarca lleva el nombre del pirata y esta leyenda recuerda su amor con la hija del señor. De la Atalaya ya no queda nada más que una calle que lleva su nombre, y del señor que gobernaba desde ella tampoco hay recuerdo