sábado, abril 22, 2006

Mi venida a Canarias

Estaba leyendo la nueva publicación "Cambio 16" y en el ángulo de una página encuentro un aviso que decía: "Buscamos al mejor vendedor de informática de Asturias". ¿Por que me buscan? me preguntaba y de inmediato escribí, la curiosidad no me dejo otra opción.
Me llamaron por teléfono para quedar en una entrevista el jueves por la tarde, yo vivía a 100 kilómetros de Oviedo, con una carretera peligrosa, serpenteante en medio de las montañas.
Ese día para colmo, visitaban la ciudad de Castropol, a 60 kilómetros de mi querida residencia en Luarca, las princesas y la "Voz de Asturias" me recordó que no podían enviar a nadie, que si les podía cubrir las noticia. Yo era corresponsal en Luarca y me utilizaban para todo el occidente asturiano, debido a mi movilidad y porque no, al interés que siempre ponía por estos temas, no era momento para no coger la responsabilidad.
para colmo de males, se retrasaron y no me anime a decirles que si no cumplían el horario previsto, me debería ir a la entrevista de trabajo en la capital. Como vi. que temblaban solamente de saber que no les cubriría la noticia, decidí esperar y cuando saque el primer rollo de fotos, salí disparado a la reunión.
La reunión fue cordial, un señor de unos 50 años, que sabia lo que tenia entre manos, con una chaqueta de twed marrón, de muy buena calidad. Meses más tarde, este detalle se repetía con mucha claridad, ya que miraba la foto de Interviú, que mostraba una ventanilla del avión que había estrellado contra la antena de la TV en el monte alrededor de Bilbao, con muchos muertos, entre ellos este señor y la chaqueta asomaba por esta ventanilla.
Me llamaron por teléfono desde Madrid, que querían continuar la entrevista de trabajo, me pedían que me desplazaran con todos los gastos pagos y allá fui.

reconozco que el edificio de NCR en la madrileña calle Albacete, me impresiono, los primeros guardias de seguridad privado que veía, cámaras por todos lados, coche fabulosos en la entrada, todo el mundo impecablemente vestidos. Me invitaron a comer en el comedor de empleados, el primero que veía y mejor que muchos restaurantes. ¡Alucinaba por momentos!

Los test de inteligencia espacial, se me daban muy bien, no en vano era miembro de Mensa con muy alta puntuación que casi alcanzaba a Kant. Los veía detrás de los cristales de la oficina donde estaba y no daban crédito que solamente usara 5 minutos en resolverlo, cuando me daban 20 minutos.
7 largas horas de entrevistas y test, me tuvieron y con el tiempo contado para llegar a mi vuelo de regreso me entrevisto Arturo Rodríguez, el Director nacional de Industria.
Fue rápidamente al grano, me dijo que a pesar de haber alcanzado una de las mejores puntuaciones de un candidato, que el estuviera involucrado no me daba el puesto de Asturias, ya que NCR me necesitaba en Canarias. ¿ donde estaba esto? en la escuela no me enseñaron geografía del archipiélago Canario. Pero yo estaba allí , más bien por novelería, ya que me encontraba a gusto en Olivetti, acababa de ganar otro viaje a Paris, sentía que estaba bien pagado con mis 66 mil pesetas de sueldo, que con comisiones podía alcanzar los 130 mil pesetas ...y con 16 pagas. Gastos aparte, en fin que me sentía el amo en ese año 1984. - Pero en lugar de las 84 mil pesetas que ofrecíamos por el puesto en Asturias, le ofrezco 126 mil en Canarias- me soltó el señor Rodríguez, -pero que va, tengo que desplazarme-, NCR le paga el traslado de la casa, me respondió. Debo estar en cursos varios meses sin cobrar comisiones. Le damos 107 mil pesetas en concepto de comisiones a fondo perdido, mientras se encuentre en formación. ¿Y de que murió el que estaba en la cama que yo debo ocupar? - No había nadie, hay un vendedor actualmente y con Uds. serán dos y deberán repartirse la zona. ¿Y cuanto gano el año pasado el vendedor que esta allí, para que me sirva de referencia?. Cogió el teléfono, llamo y dijo que le alcanzaran la declaración del vendedor de Canarias. Cuando la recibió, me la entrego directamente y veo muchas líneas y al final 7 millones doscientas mil pesetas ¿Alguien podía cobrar esa cantidad por vender en España? Quede sin habla.
Cuando llegue a casa y le contaba a Mary el disparate de que querían que me fuéramos a vivir a Canarias, con lo conservadora que fue toda la vida, daba por sentado la negativa. ¿Cuando nos debemos ir? ¿Que? no podía creerlo, pero no gaste la semana que me ofrecieron para pensármelo, al otro día estaba diciendo:-¡SI!-.
Es curioso, llame a mi jefe en Olivetti y le dije que debía hablar con él, para lo que me desplace a Oviedo, no sabia como enfrentarme a él, hacia 4 años que era el que más vendía, siempre me decía que si no fuera por mis cifras , el no llegaba a sus números. Gran decepción, ¿me firmas el finiquito? y te pagamos hasta fin de mes y no necesitas trabajar más. Tengo cosas a medias. No importa, déjalo todo. Estaba hablando con su mejor vendedor y prácticamente me estaban empujando a irme. Yo alucinaba, poco más tarde comprendí que Olivetti estaba tocada de muerte, que solo quería deshacerse sin nada de ruido , de sus empleados, les ofrecí una oportunidad de oro.

El caso es que me encontraba en la calle y me decía, si ahora me pasa algo, me rompo una pierna o cualquier desgracia, estoy sin empleo hasta Septiembre que me debía incorporar a la delegación de Canarias.