Seguidores

miércoles, mayo 17, 2006

Nos hemos comprado un Toyota Prius


Estaba convencido que nunca un coche me ilusionaría más que el primer coche que he comprado en mi vida, aquel Renault 4L, al que llamaba cariñosamente “Carlota” y que me acompaño en los primeros años en España.

Con Mary decidimos que nuestro próximo coche seria el “último” que compraríamos, ya que más o menos nos duran diez años, usamos poco el coche, hace años que hasta para ir al aeropuerto, voy en taxi y solo Mary para ir al campo de golf y ya que siempre llevamos o traemos algo del barco, lo llevamos al muelle que esta a 300 metros de casa y algún viaje a comprar al Corte Inglés.

Por eso queríamos una especie de capricho, nos había gustado la explicación que daba nuestro amigo Julio, al respecto y el Mercedes CLK llenaría este gusto.

Como pasa demasiado a menudo, Mary que visito la casa Mercedes con los ojos inundados de alegría, con todas las ganas de comprarlo, se llevo una desilusión con la poca ganas que pusieron en la venta, ni siquiera la llamaron para decirle que colores tenían disponibles y como la tenemos en la planta baja de donde vivimos, quiso ver el Toyota Lexus, que es el coche que le “hace” competencia y vino encantada, yo insistía que lo comprara, pero ella insistía en que no lo compraría hasta que yo lo viera, todo el mundo sabe que no me motivan los coches, pero tuve que acceder y fui a verlo: el coche es hermoso, asientos de piel, todos los detalles terminados con un lujo delicado, que el volante se “guarda” cuando apagas el motor para que sea más cómoda la entrada/salida del coche, etc.

Pero el vendedor, que nos conoce mucho, aparte de vendernos los últimos tres coches, todos los días nos saludamos, tomamos café, etc. Al ser vecino. Nos contó que estaba encantado con el PRIUS, el coche híbrido de Toyota, que no hacia ruido, que elegía entre motor atmosférico y el eléctrico (¿?), con el sonido espectacular que le daban los 9 altavoces, su consola de ordenador táctil, que por novedad me acerque a verlo mientras Mary seguía hablando del Lexus, me encanto su línea futurista y me puse a leer el folleto, hasta que me debe haber visto cara intrigante, ya que nos llevo a dar una vuelta y me dejo conducirlo: es otro concepto de coche, no tienes que introducir la llave en ninguna cerradura, el desactiva las cerraduras de las puertas cuando te acercas y la detecta en tu bolsillo, para permitirte encenderlo, lo enciendes y no se oye nada de nada, solo notas el tablero y la pantalla de “ordenador” iluminada, sales del aparcamiento y sigue sin notar vibración, ni ruido alguno, no tiene cambios, sus frenos ABS y eléctricos le dan una seguridad extraordinarias, su radio y su ecualizador que se dominan con la consola, es espectacular, te marca el consumo contastemente y este es cero a pesar de estar caminando ya que hasta cuando retiene en bajadas, se cargan las baterías, es otro concepto de coche, quedamos encantados, con decir que por la tarde hicimos el trato y mañana por la mañana nos lo dan matriculado. Estoy ilusionado quizás más que con la Carlota.

Jorge Boedo

2 comentarios:

Libertad dijo...

Me gusta más tu nueva pagina web www.latrastiendadelexito.com

perla dijo...

HOLA TIOOOOOO!!!!!
TE ENCONTREEEEEEEEEEE...!!!
Quiero comunicarme con vos
soy tu sobrina Perla desde rio grande tierra del fuego argentina
bueno te dejo mi mail quiero saver de vos comunicate conmigo
perla_b37@hotmail.com.ar
bueno byes milll besitos te cuidasss....!!!